Escándalo en el Reino Unido por la biografía no autorizada del primer ministro David Cameron

CÁDIZDIRECTO.- El exvicepresidente del Partido Conservador del Reino Unido, el filántropo Michael Ashcroft, y la periodista y antigua jefa política del diario The Sunday Times, Isabel Oakeshott, son los autores de una biografía que va a ser todo un escándalo y que tiene como protagonista al primer ministro del Reino Unido, David Cameron.

Según el libro Cameron habría sido consumidor, en su juventud, de marihuana y cocaína, pero también tenía gustos sexuales un tanto particulares ya que, según la misma fuente, participó en ceremonias sexuales con animales. El periodico The Daily Mail adelanta algunos fragmentos del libro ‘Call me Dave’ (‘LLámenme Dave’), que saldrá a la venta en octubre.

El miedo a las demandas no parece que vaya a ser un inconveniente para lanzar éste libro al mercado, Ashcroft es una de las mayores fortunas británicas y el principal donante de los tories, además publica el libro casi como venganza al reconocer en el prólogo que tiene ‘una cuenta pendiente’ con Cameron al no ofrecerle éste un cargo que le había prometido antes de ganar las elecciones de 2010.

El primer ministro británico, dicen sus más cercanos, “no se identifica” con la imagen descrita es la biografía no autorizada que se ha escrito contactando con amigos y personas del entorno de Cameron pero nunca entrevistando a su persona. El libro se publicará por entregas.

Entre otras afirman en su interior que cuando estudiaba en la universidad de Oxford, Cameron era miembro del Flam Club, un grupo cuya razón de ser era fumar marihuana. Con su esposa Samantha, presuntamente, tenían cocaína en su casa de Londres, dice el libro y en la universidad inglesa era miembro de “la decadente” sociedad Piers Gaveston famosa por sus “extraños rituales y excesos sexuales”, así en la ceremonia de iniciación “tuvo que introducir una parte de su anatomía en la boca de un cerdo muerto”. David Cameron pertenecía al Bullingdon Club, un exclusivo grupo para estudiantes adinerados cuya misión era emborracharse y destrozar restaurantes, también pertenecían -según el libro-  el actual alcalde de Londres, Boris Johnson, y el ministro de Economía, George Osborne.

Un escándalo del que David Cameron parece no darse por aludido.

Etiquetas:

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*