Buscan terrenos en Cádiz y Málaga para construir un ‘Eurovegas’

CÁDIZDIRECTO. – El propietario de los mayores centros comerciales de Estados Unidos, el grupo canadiense Triple Five, quiere ser el primero que finalmente lleve a término el deseo de construir un Eurovegas en España.

La primera intención del gigante norteamericano era desarrollar esa aventura en la localidad de Castilblanco, en la comarca conocida como La Siberia extremeña, según publicó la prensa local.

Pero definitivamente el grupo ha descartado esa idea y ya busca, según informa Cinco Días, nuevas localizaciones, ahora en Andalucía, en concreto en Cádiz y Málaga, para abordar una enorme inversión que podría alcanzar los 3.400 millones de euros.

“Estamos buscando ubicaciones en España”, confirma Paul Watson, responsable de Triple Five en Europa a Cinco Días. Miramos oportunidades de inversión en Europa y España”, reconoce y pone como modelo el proyecto actual de American Dream Miami, —que será el mayor centro comercial en EE UU—, como ejemplo de la inversión planeada. “El coste es de aproximadamente 4.000 millones de dólares [3.400 millones de euros]. Espero que nuestra inversión en España en este sector pueda ser similar”, confirma.

Este grupo fue fundado en los años sesenta en Edmonton por la familia Ghermezian, emigrantes iraníes judíos llegados a Canadá unos años antes. Está especializado en desarrollar lo que la empresa llama grandes destinos turísticos, una combinación de enormes centros comerciales, parques temáticos, lugares de entretenimiento y casinos. Es propietario de West Edmonton Mall en Canadá y Mall of America, un complejo en Mineápolis que recibe al año 40 millones de visitantes, más que la suma de Disneyland, el Gran Cañón y Graceland, según la compañía. También levanta en la actualidad otro gigante llamado American Dream en Nueva York.

La compañía canadiense actualmente busca esos terrenos en ubicaciones de la Costa del Sol (Málaga) y Cádiz, según fuentes conocedoras del proyecto, tras descartar la primera idea de la localidad pacense. “El negocio tiene que ser rentable, algo que no es posible en Castilblanco. No era el lugar adecuado”, explica Watson, quien señala que así se lo ha hecho ya saber a la Junta de Extremadura.