Confesiones ocultas y la conspiración de las apariciones de Fátima

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Sucedió un 13 de Octubre de 1917 en Cova da Iría, en Fátima (Portugal). Allí, aquel día, sobre las doce de la mañana se congregan 70.000 personas. La mañana está desapacible, comienza a llover, todo se comienza a embarrar. La explanada se cubre de personas empapadas, de paraguas abiertos y de mucha Fe. Y allí, en ese ambiente, iba a suceder lo imposible…

70.000 personas como testigos y el sol bailó…

El hecho de la danza del sol en 1917 ha sido profundamente analizado. Las últimas investigaciones corren a cargo de los portugueses a Joaquím Fernandes y Fina d´Armada de la Universidad de Lisboa y del Instituto Nacional de Investigación Científica. Analizaron las actas del obispado de Leiría y la primera sorpresa es que no se habla de apariciones marianas en aquel lugar.

Todo comienza un 13 de Octubre de 1917, cuando tres pastorcillos describieron como allí vieron a una señora luminosa que había descendido del cielo. Aquellos tres pastorcillos eran Jacinta, Francisco y Lucía, pero además hubo una cuarta testigo: Carolina Carreira.

Sin embargo el testimonio de Carolina Carreira fue obviado por la Iglesia y fue obviado porque iba en contra de lo manifestado por la Iglesia.

Los investigadores dieron con un “expediente” que hablaba de cómo era la aparición: era una figura de un metro de altura, el traje que llevaba era acolchado, llevaba una esfera a la altura del pecho que agarraba con las manos, además se desplazaba sobre una “lengua” de luz que se proyectaba desde una nube luminosa.

El testimonio de Carolina Carreira va un poco más allá… La figura incluso le parecía masculina. Sin embargo la descripción que se hace de ella es de una figura femenina, juvenil, con una capa y una corona de luz… Esa descripción encaja con lo que ellos quisieron ver la Virgen María evitando las inoportunas observaciones de Carolina Carreira.

La visión que tuvieron aquellos niños fue aprovechada por la Iglesia para manipularlo a su antojo en beneficio de los objetivos buscados por la Iglesia

Aunque inicialmente los tres niños nos estaban muy conformes con la descripción que se hizo por la oficialidad de aquel suceso pero que con el tiempo acabaron por aceptar, tal y como Lucía dos Santos hizo con el tiempo sin dudas influenciada por los años de permanencia en el seno de la Iglesia.

Además en la zona se estuvieron viendo extrañas luces, esferas luminosas: ¡OVNIs! , atendiendo taxativamente a su definición de objeto volador que observamos en el cielo y no sabemos lo que es, y mucho menos en 1917…

Pero regresemos a aquel 13 de Octubre de 1917, allí estaban aquellas 70.000 personas, esperando algo y entonces… El cielo estaba cubierto de nubes (según la información recabada por Joaquín Fernandes y Fina d´Armada) y de repente, de aquellas tupidas nubes surgió una esfera luminosa, la cual sobrevoló el lugar.

Desprendía fulgores de luz y la acción sobre aquellas personas fue la de secar parcialmente sus empapadas ropas… Y de inmediato se relacionó con un milagro del cielo, incluso hubo personas que afirmaron haber sanado de sus dolencias y que identificaron equívocamente aquella esfera de luz con el Sol que aquella mañana no se veía por qué estaba cubierto por las nubes.

Según d´Armada y Fernandes aquel objeto emitió alguna clase de microondas… Otro misterio más.

 

*Extracto del libro “Conspiración” de Jose Manuel García Bautista