Conspiración Covid-19: Charles Lieber, el hombre que NO creó el coronavirus

/El coronavirus y su origen está dando mucho que hablar, para unos se trata del fruto de una conspiración donde ese “virus de laboratorio” habría sido liberado en China para crear el caos en el gigante asiático y en el mundo, para otros -como yo lo creo- se trata de una evolución natural que ha desencadenado esta pandemia.

En ese marco y con esa polémica mucho se ha hablado de todo ello allá donde son miles las personas que han muerto ya por el Covid-19 y son cientos de miles los afectados por mismo. Y surge una nueva “teoría de la conspiración” allá donde se señala al científico Charles Lieber como “creador” del mismo apareciendo en la ciudad de Wuhan (China).

Las primeras “culpas” recayeron sobre un murciélago y a los exóticos gustos gastronómicos chinos pero es Lieber el señalado como el diseñador del coronavirus Covid-19 y que se ha alimentado desde las redes sociales desconociendo mucho de quién es este científico y qué es el virus en si. Por eso hay que decir STOP BULOS y detener este tipo de especulaciones sin fundamento.

Cierto que es Lieber ha sido detenido pero no es ni virólogo ni genetista sino experto en nanotecnología. El momento de su detención y el hábil montaje para relacionarlo con el coronavirus es sólo un montaje. Su arresto por la policía no tiene nada que ver con el Covid-19 ni con “virus de laboratorio” ni con espionaje, es una mentira propagada por redes sociales.

Charles Lieber fue director del departamento de Biología Química de la Universidad Harvard, especializado en nanociencia entre los años 1991 y 2011. Trabajó Universidad Tecnológica de Wuhan (WUT) participando en el “El Plan de los Mil Talentos” que “fichaba” investigadores extranjeros de manera oculta. A Lieber se le acusa de mentir sobre sus vínculos con el gobierno chino que habría financiado sus investigaciones en el campo de la nanotecnología.

‘The New York Times’ publicó que Lieber cobraba hasta 50.000 dólares como salario y 150.000 al año en calidad de gastos por parte de la Universidad de Wuhan y un millón y medio de dólares de la universidad china y del Gobierno de Pekín para construir un laboratorio en Wuhan.

Su laboratorio de investigación en Harvard cobró 15 millones del Instituto Nacional de Salud norteamericano (NIH) y del Departamento de Defensa desde el año 2008.

Ha sido detenido por un presunto robo de propiedad intelectual y no por crear el coronavirus.