¿Consumía Shakespeare drogas para escribir sus obras?

CÁDIZDIRECTO.- La figura del dramaturgo William Shakespeare no pasa desapercibida para curiosos e investigadores, su origen, identidad o, ahora, el cómo escribía sus obras, se pone de actualidad con una curiosa teoría que nos dice que pudiera haber estado bajo la influencia de drogas.

“Hamlet” o “Sueño de una noche de verano”son parte  de la Literatura universal, pero según el estudio del profesor Francis Thackeray, del Instituto de Estudios Evolutivos de la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo, Sudáfrica, y publicado en la revista South African Journal of Science, podrían haber sido escritas bajo los efectos de las drogas tras un análisis de los residuos encontrados en pipas de tabaco desenterradas en Stratford-upon-Avon, Inglaterra, a principios del siglo XVII y que indican la existencia de trazas de cannabis y nicotina.

Las pipas provenían del jardín de Shakespeare, a la vez se halló cocaína derivada de hojas de coca pero se argumento -informe del año 2001- que ninguna de ellas pertenecía al dramaturgo. Evidentemente todo entra dentro de un terreno especulativo pues en ningún momento puede afirmarse que fumara cannabis ni que las pipas del jardín le pertenecieran. A modo de especulación el profesor Francis Thackeray indica que el cannabis pudiera haber sido motivo de inspiración para El Bardo.

El profesor Francis Thackeray se refiere al Soneto 76 de Shakespeare donde escribe: “envuelvo mi intención en notorios ropajes”. Así el estudioso opina “creo que Shakespeare estaba jugando con las palabras y (esto) probablemente sea una referencia codificada del cannabis”.  Donde “los notorios ropajes” inducían a la escritura creativadebido a sus efectos sobre la mente.

No será el caso de Shakespeare el único que consumiría drogas pues otros como Lord Byron o Hunter S. Thompson también lo habrían hecho.

Para realizar éste análisis Thackeray contó con la participación de los científicos Nicholas van der Merwe, de la Universidad de Ciudad del Cabo, y el inspector Tommy van der Merwe, del laboratorio de narcóticos de la policía sudafricana,que empleando la técnica de la Cromatografía de Gases acoplada a Espectrometría de Masas (GCMS) en cazoletas y boquillas de las pipas, procedentes de Shakespeare Birthplace Trust en Stratford-upon-Avon, resultando que daban indicios de cannabis, nicotina y una “evidencia confirmada” de cocaína procedente de hojas de coca.

Estas plantas eran ya conocidas en tiempos del escritor pues el botánico John Gerard, en 1597, describió diferentes tipos de tabaco en “hierbas”.El explorador Walter Raleigh llevó el tabaco (nicotina) a Inglaterra desde Virginia(Estados Unidos). En el estudio botánico del siglo XVI se describe a “al beleño negro del Perú” que se cree pudiera ser la cocaína derivada de fumar hojas de coca, según indica el profesor Thackeray. Habría sido el pirata Francis Drake quien llevó muestra a Inglaterra.