Cosas que no sabías de la cerveza

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Se trata de una de las bebidas más consumidas del mundo, con millones de “seguidores” y auténticos fabricantes que son artesanos de la misma. Las hay de diferente graduación alcohólica, rubias, negras, rojizas…, hasta de colores en los últimos tiempos. Todo un placer para el paladar siempre que se beba con moderación.

Pero hay muchos datos que, seguramente, desconocías de la misma, como que su consumo se remonta a la noche de los tiempos y que ya en el Antiguo Egipto tenía una especial relevancia y hasta en otras culturas. Si este dato te sorprende te mostraremos algunos más que no son menos interesantes:

  1. Los primeros en fabricar cerveza fue el viejo pueblo de Babilonia, en la zona de Irán e Iraq. A ellos se debe la primera cerveza conocida. Era tal la maestría que tenían en su elaboración que una mala partida de cerveza implicaba un serio castigo, uno de ellos era arrojarte a barril de cerveza mal elaborada.
  2. En viejas tumbas del Antiguo Egipto se han encontrado restos de recipientes que sirvieron para albergar este preciado líquido. La reina Hatshepsut creía en el poder regenerador que tenía la misma.
  3. Hay un tipo de cerveza que es denominada como “Cerveza de Camello”, su principal componente es excremento de camello, de hecho es el único componente… ¿Quién se atreve a probarla?
  4. El contenido de un cerveza es básicamente agua, pero lo importante e interesante llega en su elaboración cuando es añadido la cebada elaborada que le da el sabor característico así como sus otras propiedades.
  5. El agua es muy importante dentro de la fabricación de la cerveza pues hará que tenga un sabor u otro, que sea “más dura” o “más blanda”, todo ello lo aporta el agua. Así se selecciona el agua idónea para cada tipo de cerveza. Un ejemplo de ello es que el agua mineral de Dublín (Irlanda) es la que se usaba para elaborar la clásica cerveza negra de la Guiness.
  6. La cerveza puede ocasionar tragedias -y no por su consumo-, en el año 1814 se registró un hecho funesto cuando se rompió un tanque que tenía el equivalente, en litros, de 3500 barrilles, ello derivó en un “tsunami” urbano de este líquido que se frenó en una parroquia de Londres. En este suceso murieron nueve personas y se tuvo que demoler dos casas debido a los daños ocasionados.
  7. Hubo una época de nuestra Humanidad en la que el agua era tan difícil de encontrarla clara, limpia y potable que se eligió beber cerveza en lugar de esta, el alcohol que tenía la hacía más segura y se fiaban más de ello, era la Edad Media, otros tiempos, otros pensamientos.
  8. Si se tiene una “bodega de cerveza” es recomendable tenerlas de pie y no acostadas pues así se minimiza todo lo que es la oxidación de la chapa, eso es al contrario que los vino cuyo tapón suele ser de corcho y ayuda esa posición.
  9. Las creencias en torno a “la rubia” son variopintas en función de la cultura, los vikingos creían que existía una cabra enorme que producía un chorro infinito de cerveza y que les esperaba en su particular paraíso, el Valhalla.
  10. Hay un tipo de fobia que si la padece un amante de la cerveza puede llegar a ser contraproducente, es la llamada como cenosilicafobia, o lo que es lo mismo: el miedo a un vaso vacío.
  11. Si hay unos colonos legendarios esos fueron los que viajaron a bordo del “Mayflower”, se da la curiosa circunstancia que hicieron una parada en Plymouth Rock en lugar de seguir camino a Virgina… ¡La razón? ¡Se quedaron sin cerveza!
  12. Estados Unidos vivió un periodo en el que no se podía consumir alcohol, fue la llamada “Ley Seca” por la que camparon a sus anchos personajes como Al Capone. Pues esa ley duró, exactamente, 13 años, 10 meses, 19 días, 17 horas y 32.5 minutos. Todo un record de beber en secreto, también afectaba a la cerveza. Una vez que se declaró abolida el presidente estadounidense Roosevelt dijo: “lo que América necesita ahora es un trago”.
  13. El proceso de elaboración de la cerveza es complejo y debe hacerse con cuidado para que el producto final sea exquisito. Así lo primero es que la cebada malteada se mezcle con agua caliente eso hará una pasta blanda con la que trabajar mejor y sea un paso obligado. Una vez hecho esto se debe drenar mosto y se mezcla con el lúpulo y la levadura, esto hará que todo comience a fermentar y se transforme el azúcar en alcohol y en el necesario dióxido de carbono. Tras unas semanas de fermentado se tiene la preciada cerveza.
  14. Hay diferentes tipos pero se reúnen en dos categorías principales: Ales que son aquellas que fermentan a altas temperaturas; y las tipo Lagers que son lo contrario, a baja temperatura. Igualmente se pueden hacer divisiones por su colores o por sus sabores y dentro de estos abrir subcategorías.
  15. Pocos conocen el proceso por el cual una persona cae bajo los efectos del alcohol excesivo -incluido el de la cerveza- así este es absorbido en el estómago y el intestino delgado yendo al flujo de la sangre. Si se bebe sin haber comido todo el proceso es más rápido. Nuestro organismo tiene su mecanismo para eliminarlo, es a través de la orina, la respiración y el hígado. Una bebida con alcohol por hora es lo adecuado, ir más rápido de ese ritmo es provocar la borrachera.
  16. El alcohol tiene un efecto nocivo en el cerebro pues mata a las neuronas, el córtex cerebral es lo primero que se ve afectado, esto nos desinhibe y provoca que se “suelte la lengua”; una vez que llega a afectar al hiponcampo se produce la irremediable -y temporal- pérdida de memoria y la manifestación de emociones incontroladas. Cuando llega al cerebelo es el momento de afectar al equilibrio y hay una pérdida evidente de coordinación. Finalmente si llega a la médula -es peligroso- se ven afectadas las actividades involuntarias como la respiración y el ritmo cardiaco.
  17. Una cerveza aporta ácido fólico al organismo, esto es bueno en las embarazadas. Tiene agentes antioxidantes y retardan el envejecimiento, siempre y cuando se tome con moderación y no en exceso.