cadiz

Cuando el Trofeo Carranza era protagonista del NO-DO

CÁDIZDIRECTO/Daniel Martínez.- El Trofeo Carranza fue en su día protagonista del NO-DO, el noticiero creado por la dictadura franquista que le servía para presentar una visión peculiar de España y del resto del mundo, con escasas posibilidades de contraste por parte de los espectadores, ya que la prensa y la radio estaban censuradas y controladas. Actualmente el Trofeo de los trofeos es televisado y su difusión llega a los hogares de cualquier rincón del planeta gracias a la red, pero antiguamente resultaba bastante más complicado ver imágenes de la cita gaditana.

Entre las imágenes más antiguas que sobreviven destaca las de la final de 1961 del VII Trofeo Carranza, como se puede observar en el presente vídeo, en el que el FC Barcelona y el Peñarol de Montevideo disputaron un encuentro, marcado por el fuerte viento de levante, en unas gradas del Ramón de Carranza repletas de público. El conjunto catalán superó en semifinales al River Plate (2-0), mientras que los uruguayos llegaron a la final tras derrotar al Atlético (2-1). El River Plate quedó tercero tras vencer al Atlético (1-0) en la consolación. Fue el duelo que dio paso a la gran final.

El Peñarol se presentó en tierras gaditanas como campeón de la Copa Libertadores, por entonces Copa de Campeones de América, pero no pudo superar a un Barcelona que, tras vencer por dos tantos a uno, conquistó su primer Trofeo Carranza. El equipo azulgrana presentó un once formado por Pesudo; Foncho, Rodri, Gracia; Segarra, Gensana; Martínez, Kocsis, Evaristo, Villaverde y Zaldua. Tras el descanso entraron Verges y Garay. Por su parte, los uruguayos salieron de inicio con Maldana; González, Martínez, Roqui; Gonzalvez, Cano; Cupilla, Spencer, Cabrera, Safia y Ledesma. Posteriormente entró Rocha.

El Barcelona se adelantó en el minuto 44 con un tanto marcado por Kocsis, pero el Peñarol empató en el minuto 49 por mediación de Safia. Los catalanes conquistaron el VII Trofeo Carranza gracias a un nuevo gol anotado por Kocsis, cuando apenas restaban ocho minutos para concluir el tiempo reglamentario.