El alcohol por bandera para visitar el Carnaval de Cádiz

CÁDIZDIRECTO. – El Carnaval de Cádiz es una de las fiestas más populares de España y durante su celebración la capital gaditana recibe la visita de miles de personas: muchos aficionados a las coplas y muchos aficionados al mero cachondeo que acuden a la calle con el alcohol por bandera.

Como cada año, y pese al esfuerzo del Ayuntamiento por evitar concentraciones para botellones organizando todo tipo de actividades, son numerosas los visitas a Cádiz impulsadas en esa línea por distintas agencias de viajes.

Una que ya es tradicional y que no falta a la cita, pese a las críticas que se lleva cada año, es la organizada por Emycet y que cuenta con el alcohol como principal reclamo.

La empresa de Granada ofrece, entre otros atractivos, el reparto de alcohol y preservativos para pasar una velada inolvidable durante las noches de los sábados de Carnaval.

Por 15 euros, y bajo el lema Un evento inigualable, se ofrece un bus animado, botella de tinto o cerveza por cada dos personas, ronda de chupitos, ron, whisky, vodka o ginebra a grupos

Este es el cartel con todos los reclamos:

Emycet ya ha salido al paso de la polémica en alguna ocasión, a través de las redes sociales, para argumentar el cartel, la oferta.

Estos son algunos de sus argumentos:

– “El botellón y su desarrollo en Cádiz no es algo que fomentemos, no tiene nada que ver con nuestra organización, lleva existiendo allí desde mucho antes que se hicieran estas excursiones y, por supuesto, nosotros no podemos hacer nada para erradicarlo”.

-“Muchos de los seguidores del carnaval han rozado el fanatismo, llegando a llamarnos en privado amenazándonos, insultándonos e, incluso, manteniendo formas violentas e intimidatorias, amenazas hasta de muerte. Sean ciertas o no, nosotros hemos recibido estas amenazas incluso por whatsapp. No pedimos tolerancia, pero estamos en nuestro derecho de hacer esta publicidad. ¿Así se defienden los valores? ¿Así se defiende una fiesta? ¿Amenazando de muerte a una agencia de viajes que intenta que conozcan la fiesta personas de todos los lugares? No logramos entenderlo”.

-“Nosotros hacemos esta excursión para llevar gente al Carnaval de Cádiz, en nuestro cartel no sólo ofrecemos alcohol y preservativos como regalo (tal y como ha recalcado la prensa reiteradamente), también premiamos con una pata de jamón a lo mejores disfraces, a los más ingeniosos y creativos, ofrecemos una ruta histórica y cultural por la ciudad de Cádiz para conocer sus encantos, pero parece que en esto último nadie se ha fijado. A pesar de que alcohol es lo que buscan muchos jóvenes, sabemos que esto no es la esencia del carnaval; aunque desde que nuestros antepasados tienen uso de conciencia, en Cádiz se ha disfrutado de las coplas con la copa en la mano. Comentando el tema con gente de 45 y 50 años nos cuentan como cuando eran jóvenes también había gente borracha por las plazas, como bebían en la calle y cómo ya existía este comportamiento social. Parece que ahora el termino botellón resurge como algo nuevo. Este hecho ha existido mucho antes que agencias organizaran excursiones allí y, para ello, existen medios en las ciudades que pueden combatirlo. Cuando se pasa de tener 10.000 asistentes en una fiesta a tener más de 200.000, es obvio que la proporción de gente que van a beber alcohol aumente. A medida que pasan los años va más gente al carnaval de Cádiz, aumenta por tanto en proporción la gente que va a ver el carnaval y a vivir las coplas y la gente que va a beber. Antes el fenómeno no resaltaba, ahora con el nuevo término botellón y con los miles de allegados de todas partes, parece que ya sí que resalta y, de nuevo, volvemos a recalcar que el fenómeno ya existía hace muchísimos más años allí a pequeña escala, antes de que las agencias se interesaran por llevar gente a Cádiz al Carnaval”.

-“Entre las amenazas por whatsapp nos han llegado a decir “yo hago botellón en Cádiz, pero vosotros no tenéis que venir de fuera a ensuciar mi ciudad”. Nos ha parecido increíble, esta actitud de muchos jóvenes gaditanos que beben allí el sábado en convivencia con otros jóvenes de otros lugares; es decir, el botellón está mal y ensuciar también, pero si somos residentes estamos en nuestro derecho de hacerlo, a eso es a lo que se referían.”

-No vamos a entrar en qué medida afecta el botellón a Cádiz, porque ni somos vecinos del centro de Cádiz, ni manejamos datos fiables de la cantidad de gente que allí hay bebiendo en la calle. Pero sí que vamos a comentar lo que llevamos viendo muchos años. Todos los miembros de la organización somos aficionados a las coplas (muchos de ellos también somos gaditanos), seguimos el programa por internet hasta que lo retransmiten en canal sur, nosotros en los autobuses a través de los colaboradores y usando el micrófono animamos a cientos de jóvenes a recorrer los barrios más empapados del verdadero carnaval, les damos dossiers con la información relativa a las chirigotas y comparsas, incluso un año optamos por poner un cd en el autobús con agrupaciones de Cádiz. Les ofrecemos, además, hacer una ruta histórica cultural, para conocer Cádiz desde la catedral hasta la Caleta pasando por el barrio de la Viña. Eso es la realidad que nosotros queríamos vender, nuestro carnaval, el verdadero en su máximo esplendor, la parte cultural y que a tantos gaditanos enamora y con motivo, si es que se pone el vello de punta escuchando coplas”.

-“Tampoco vamos a entrar a juzgar la molestia que ha generado lo de los preservativos. Campañas publicitarias de grandes empresas regalan preservativos al público, se hacen anuncios y campañas desde arriba para incentivar el uso del preservativo para mantener relaciones sexuales seguras; no sólo en los institutos se hacen campañas preventivas y de protección sexual y regalan preservativos a menores de edad, sino que en las jornadas de puertas abiertas de la Universidad también los regalan, incluso acompañados de lubricante. Lo sorprendente es que la gente se asusta porque le regalamos a jóvenes universitarios preservativos homologados para que se protejan en el caso de que mantuvieran relaciones, dónde, cómo y cuándo las mantendrán, en el caso de que lo hagan, no es responsabilidad nuestra. ¿Estamos en el siglo XXI? El alcohol es insano y no se debe abusar de él, pero los demagogos nos dirán ahora que el preservativo y usar protección también lo es, nos estamos volviendo locos”.

-“Ahora vamos a contar otra parte de la realidad, porque guste o no, existe, la demanda de fiesta unida al alcohol sobre todo por parte de los jóvenes existe. La gente joven y universitaria quiere fiesta, la gente quiere diversión, quiere coger como los jóvenes llaman “el puntito”. Ellos acaban los exámenes de la universidad el 13 de febrero, algunos beben en sus ciudades de residencia, en Granada por ejemplo el botellódromo cuadriplica la cifra habitual, ellos quieren celebrar que han terminado exámenes y el problema social del alcohol existe porque se ha aprendido que en las celebraciones hay que beber para divertirse. Desde esta organización defendemos que se beba con moderación y, que para divertirse no hay porqué beber, defendemos que hay otras posibilidades de ocio. Las grandes fiestas nacionales e internacionales se han adaptado a la demanda de público que quiere fiesta “porque sí” es decir “la fiesta por la fiesta”. No olvidemos que a los extranjeros se les vende desde fuera España como un país de baile, playas y alcohol junto al bagaje cultural e histórico que existe en nuestro territorio. Cultura y fiesta son cosas compatibles y adecuando los medios para que no haya peleas ni problemas, no tiene porqué ser malo, gana turismo la ciudad y los sectores turísticos: hoteles, tiendas, locales nocturnos, museos, todos salen ganando. Fumar es malo y no se prohíbe pero se adaptan los medios para que aquellos que no quieren fumar, no tengan que fumar pasivamente; es sólo una observación”.

-“Las fallas, San Fermines, el carnaval de Tenerife o de Brasil, han adaptado sus fiestas, maximizan las autoridades locales para proteger al ciudadano, ofrencen seguridad, habilitan carpas, locales de baile, realizan programas en el que se compatibiliza la fiesta, el alcohol y sus tradiciones. Hay gente que va a disfrutar de la tradición de cada fiesta en su esplendor y gente que va de fiesta simple y llanamente porque hay mucha gente concentrada que festeja su felicidad junta”.

-“Habría que compatibilizar esto y ofrecer medios para que todo el mundo pueda convivir en armonía teniendo el menor número de afectados. Es normal que los vecinos no quieran que se meen en la puerta de su casa, del mismo modo que lo es que los que quieran dormir les moleste que haya gente bebiendo debajo de su casa. Pero esto no es un problema nuestro, no es algo que este en nuestra mano. Nuestra organización ha servido para que haya un lugar en el que resida el odio de toda la gente a la que le molesta el botellón o este problema social y nosotros sólo estamos compitiendo en el mercado junto a otras agencias de viaje. Podríamos decir que nos han elegido para descargar todo su odio hacia el colectivo que va allí a hacer botellón”.

-“Desde Emycet animamos a todos aquellos que vienen con nosotros a disfrutar del carnaval en su esencia y deseamos que nos preguntéis todo tipo de consejos para hacerlo, que en el recuerdo no se quede solo que lo único que se ha hecho allí es beber, pero si ese es el recuerdo que queréis tener por supuesto tenemos derecho a respetarlo y sólo os pedimos como participantes de nuestra excursión que respetéis la Tacita”.