El Belchite francés: Oradour-sur-Glane

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Hay en el mundo muchos pueblos de los llamados “fantasmas”, lugares donde el tiempo se detuvo y parece que jamás haya querido volver a instalarse en él, quizás uno de esos pueblos que reúne todo es el español de Belchite, allá donde sus ruínas nos recuerdan que la guerra no puede resultar una solución allá donde se cobra víctimas humanas como pago a la barbarie, la codicia y la ambición.

Pero hay otros pueblos que, igualmente, tienen una historia terrible tras ellos, una historia en la que los terrores de la muerte y la guerra vuelven a manifestarse como lo hicieran en el viejo Belchite. Se trata de Oradour-sur-Glane, un pueblo que está ubicado en la Limousin de Francia y que en 1942 pasó a estar ocupada por las tropas de la Alemania del Tercer Reich, la Alemania nazi. Allí se produjo una aberración contra la vida, contra la Humanidad. Su población, de apenas 700 habitantes no eran parte de la resistencia ni habían refugiado a sus miembros pero los soldados de las Waffen SS, la temida SS nazi, acabaron con toda su población, incluidos ancianos, mujeres y niños.

Parece que la destrucción de este pueblo llegó como consecuencia de una denuncia a los vecinos de Oradour-sur-Glane, dos personas denunciaron haber visto a unos vecinos celebrando la victoria aliada tras el desembarco en Normandia, además dijeron que en el pueblo se colaboraba con la resistencia y los maquis, a todo ello se unía que un alto mando de las SS había desaparecido y se decía que estaba en la zona capturado por los mismos maquis con los que se decía que colaboraban sus habitantes, igualmente la 2ª División Panzer de las SS “Das Reich” debía atravesar el país para unirse al combate por el día “D”.
Como consecuencia de las circunstancias el 1er. Batallón del Regimiento de las SS “Der Führer”, al mando de Otto Dickmann, rodeó la ciudad y mando que todos los habitantes se reunieran en la plaza, las mujeres y los niños en la iglesia local. Los hombres fueron ametrallados y las personas que se encontraban en el interior del templo fueron quemadas vivas. Murieron 197 hombres, 240 mujeres y 205 niños.

Otros casos similares a este, igual de terribles, son el pueblo ucraniano de Kortelisy, el checoslovaco de Lídice, el holandés de Putten o los italianos de Sant’Anna di Stazzema y Marzabotto.

Los amantes de lo paranormal suelen acudir a este mismo lugar para tratar de captar sonidos de su trágico pasado en forma de psicofonías, como ocurre en Belchite, en no pocas ocasiones se ha podido captar el picado de un avión bombardeando el pueblo o las ráfagas de ametralladora de aquella trágica jornada, a veces, incluso, los gritos de los que murieron quemados en el interior de la iglesia o los lamentos de los moribundos antes de ser rematados en el suelo.

Son los ecos del pasado de un lugar llamado Oradour-sur-Glane, un lugar cuya Historia jamás debería ser olvidada por todos aquellos que aman la paz y la libertad.

kichi