El Cádiz pesca tres nuevos puntazos en el río revuelto del Málaga

CÁDIZDIRECTO.Imparable el líder. El Cádiz pescó tres nuevos puntazos en el río revuelto del Málaga. Victoria por la mínima (1-2) de los pupilos de Cervera en La Rosaleda. Lozano y Caye Quintana anotan los tantos cadistas. Los locales recortaron la distancia, pero se quedaron a las puertas del empate. Se impuso la efectividad

Era difícil adivinar cuál iba a ser la solución de Álvaro Cervera para la ausencia de Jon Ander Garrido. La entrada de Nano Mesa y retrasar a Álex Fernández fue la elegida por el técnico cadista, que alineaba por primera vez de inicio al tinerfeño junto a Choco Lozano en punta de ataque. Los malaguistas, con sus problemas en una convocatoria de 16 jugadores, reservaban en el banquillo a jugadores como Renato, Cifuentes o Antoñín.

A los 16 segundo ya pudo marcar el Cádiz en un pase largo de Iza para Nano Mesa que repelió el portero, pero la jugada fue anulada por fuera de juego. Poco después, un centro de Salvi fue cabeceado por Choco Lozano y sacado por Kellyan.

El Málaga intentaba controlar el balón en el centro del campo, pero sus aproximaciones al área de Cifuentes sólo eran a balón parado. Hasta cuatro lanzamientos tuvieron los locales, que fueron bien despejados por la zaga cadista.

En un encuentro sin ocasiones claras la luz iba a llegar en el minuto 42. Carrerón de Salvi por banda derecha, el sanluqueño gana línea de fondo y centra para un primer remate de Choco Lozano y uno segundo de Nano Mesa en línea de gol. 0-1 pero con incógnita. Hasta tres minutos tardó el VAR en dar el gol legal para la alegría del medio millar de cadistas que estaban en La Rosaleda. Con suspense y duda de quién era el autor, el tanto subió sumado para el hondureño.

Cifuentes sustituyó a Rolón en el descanso para los locales. La reanudación iba a ser difícil de digerir, ya que los malacitanos no sólo tomaron el timón del encuentor sino comenzaron a generar centros laterales con peligro. Keko pasó a ser el más activo gonzando de dos ocasiones claras: un lanzamiento ras recorte que detuvo Cifuentes y otro cruzado que se marchó rozando el palo.

En el minuto 59 llegó la posibilidad de sentenciar, pero el disparo de Alberto Perea dentro del área fue taponado por un defensa cuando buscaba portería. Antoñín entró en los blanquiazules y Caye sustituyó a Choco a falta de media hora. Sin control del juego, Cervera apostó poco después por introducir a Edu Ramos -que debutaba esta temporada- por Perea, lo que adelantaba a Álex a la mediapunta y dejaba a Nano en banda.

Era el momento de sacar una genialidad. La chistera de Caye Quintana iba a tener su premio al trabajo. El onubense creyó en él, se internó, regateó, y cuando casi no tenía ángulo cruzó ante la salida de Kellyan para poner el 0-2. Por fin, la tranquilidad.

El tercero pudo llegar en un centro de Alejo, y también en otra internada de Caye Quintana que acabó dentro de la portería, pero fue anulada por fuera de juego.

Pero los partidos hay que lucharlos hasta el final. Con un Fali renqueante de una dolencia muscular tras una mala caída, el Málaga aprovechó para acortar distancias en el minuto 83 con un centro lateral cabeceado por Antoñín para el 1-2. El tanto dio alas a los locales que confiaron en lograr el empate, y lo rozó Keko en el minuto 85 estrellando un obús al larguero.

El descuento se haría eterno. Cifuentes no atajaba un lanzamiento y en el rechace el balón se marchó por encima del larguero. Era el último minuto y el partido acabó.