El fantasma de la calle Poeta Nieto de Cádiz

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Cádiz es tierra eterna de leyendas y misterios, algunas de ellas nos llevan a conocer muchas de ella que cabalgan por siempre entre la realidad y la ficción.

Así encontramos muchos supuestos relatos de fantasmas que tienen como ubicación un punto de la plaza Mina de nuestra ciudad. Así la leyenda -así la voy a tildar hasta que no se demuestre que tiene algo de realidad- narra como un hombre solía acudir a un bar del entorno a tomar unos vinos con los amigos. Era joven y el lugar el idóneo para compartir risas y confidencias.

Nuestro joven protagonista un día debió viajar a la cercana ciudad de Sevilla, circulaba con su vehículo de regreso cuando ya caía la noche y al llegar a Cádiz se encontró con un amigo al que le propuso ir a tomar unas copas en una taberna cercana a la iglesia de San José, era tarde pero siempre solían atender a los clientes que llamaban a su puerta. Ambos amigos hablaban animadamente.

El joven llamó a la puerta y al abrir el propietario le preguntó: “¿Con quién habla usted?” y aquel le dijo: “aquí con el compadre Pedro Vargas”, entonces el tabernero le dijo un tanto exaltado: “eso es imposible”, y el joven le dijo:”¿Porqué, Don Mariano? y su respuesta fue tan lacónica como inquietante: “Porque al señor Pedro lo enterramos esta mañana”.

¿Quién sabe si Pedro quiso despedirse por última vez de su amigo? La verdad es que son hechos que habitualmente se suceden y que, a decir de sus testigos, son absolutamente rigurosos aunque tengan la traza de una leyenda urbana.