El fantasma de la quinta planta del Hospital Virgen del Rocío

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Son los hospitales lugares donde la presencia de fenómenos extraños suele darse con cierta frecuencia y, cual leyenda urbana, raro es el centro sanitario que no tiene algún hecho inexplicable que nos hace pensar en la presencia de lo extraño.

Por razones familiares debo pasar, en las últimas semanas, cierto tiempo en el complejo hospitalario ‘Virgen del Rocío’ de Sevilla, centro que destaca por sus magníficas instalaciones y profesionales, pero también por relatos que hacen pensar en la presencia del más allá por sus habitaciones y pasillos.

La muerte, obviamente, está presente en el recinto, son muchos los pacientes que, por desgracia, pierden la vida en su interior, bien por accidentes que han sufrido, enfermedades irreversibles o por la edad, entre otras muchas razones. Esos sentimientos que desbordan a los familiares y a los mismos pacientes inundan todos y cada uno de los espacios donde ‘residió’ por última vez. Y la vida es un ciclo, se comienza uno nuevo con un nuevo paciente, con una nueva lucha entre la vida y la muerte y más emociones a contener en un lugar ya de por si ‘muy cargado’ como se dicen entre sus trabajadores.

Una noche en la que caminaba, absorto en pensamientos y divagaciones, por uno de sus pasillos, al filo de las tres de la madrugada, como nos gusta decir en el sur, una trabajadora del centro se acercó y me dijo: “tú eres el de la tele, el periodista de los misterios, ¿no?”, todo ello en un tono amable y hasta sorprendido. Le respondí afirmativamente y me consultó abiertamente: “¿Estás investigando lo de la quinta planta, no?“. Y aunque había oído hablar de ello y hasta en uno de mis libros saco el caso del ‘Virgen del Rocío’ le contesté que negativamente y “sólo por motivos familiares graves”. La mujer entonces se disculpó y acercándome a ella le dije: “Señora, con la oficina la tengo abierta siempre” con una amplia sonrisa y aquella mujer iba a comenzar un duro relato…

Omitiré su nombre y a que rama laboral pertenece siendo su relato lo realmente importante: “Aquí en la quinta planta tenemos un fantasma, se ha aparecido ya varias veces, en la parte de quirófanos. Hay compañeros y compañeras que temen entrar en determinados sitios. Yo lo pude ver hará cuestión de unos meses y la verdad es que me sorprendí mucho, era en unos momentos en los que no había operación programada y el quirófano no estaba listo, era imposible, pero allí estaba él con su uniforme verde… Como si fuera a operar en ese momento”. Le consulté si sabía quién era pero la señora lo desconocía, entonces me invitó a subir con ella y recabar más información.

Subimos por uno de los tranquilos ascensores del recinto hospitalario y en la quinta planta hizo una llamada, en uno de los pasillos salió un trabajador quién me saludó efusivamente y, a requerimientos de nuestra confidente, me dijo: “cierto, aquí se aparece, en uno de los quirófanos un cirujano que murió sobre la mesa de una problema cardíaco, desde entonces ese quirófano y la quinta planta está encantado y algunos compañeros han tenido la oportunidad de verlo, yo personalmente no, ella si, y otro compañero también, son muchas las personas que lo han visto”.

Indagando en la historia que relatan los testigos llegamos al punto de verificación de datos y causas explicativas y nos encontramos con la realidad de lo expuesto. Así, hasta aquellos que trabajaron en el lugar salvando vidas tienen como escenario aquel lugar donde más tiempo pasaron y vincularon sus emociones y sentimientos a una mesa de operaciones. Es el fantasma de la quinta planta del ‘Virgen del Rocío’, si lo ve no tema, tal vez sólo quiera salvarle la vida, aunque antes lo mate del susto…