El fantasma del Castillo de San Sebastián en Cádiz

/Uno de los lugares más emblemáticos de Cádiz es, sin dudas, el castillo de San Sebastián junto a La Caleta, una fortaleza del siglo XVIII (1706) y declarado BIC (Bien de Interés Cultural) desde 1985.

Tiene sus raíces en una vieja ermita que los tripulantes de un barco veneciano construyeron allí, en el islote, en 1457, y recuperarse de una epidemia de peste, siglos más tarde se aprovecharía dicho emplazamiento para  hacer un recinto fortificado de planta irregular con la pretensión de defender el norte de la ciudad de Cádiz aunque con sus 17 cañones, en 1739, controlaba La Caleta y la zona sur.

En 1860 se reforzó con baterías acasamatadas y años después se comienza con el malecón tan tradicional. Como dato curioso sirva señalar que aquí se dijo que estaba, originalmente el templo de Kronos, luego una torre-atalaya musulmana y ya en el siglo XV una ermita dedicada a San Sebastián.

Pero el motivo de escribir de ello no es por la Historia importante de este lugar sino por las experiencias inexplicables que ha vivido allí nuestro protagonista. Se llama Manuel Reyes, natural de Cádiz, y sobresaltado me escribía: “Necesito hablar contigo urgentemente, me pasó hace un año una cosa muy rara y hasta ahora no he podido ni contrala”.

Ante la urgencia contacté con él y en el transcurso de una reunión me dijo: “He visto, en el castillo, a un fantasma, no tengo la menor duda”, la afirmación era temeraria pero me dispuse a escuchar todo lo que me tenía que contar.

“Estaba en el castillo, hace un año más o menos, en la zona que se dejó más visitable, llevé allí a unos amigos de Valencia que vinieron de visita, la típica foto y demás, tú sabes, pero estando allí, ya cayendo, al pasar junto a uno de los puestos de vigilancia vi a un señor vestido de época, mirando al mar, me dije “qué curioso, han puesto maniquís para recrear mejor la época”. Me acerqué para verlo mejor pero era una persona, como yo te veo a ti. Como nos teníamos que ir le dije a mis amigos, que estaban retirados, venid y nos hacemos una foto… La sorpresa es que al venir mis amigos ya no estaba y no se había podido marchar por ningún lado” decía Manuel.

“Mis amigos me dijeron: “¿Dónde está el señor que estaba disfrazado de soldado?” pero ni ellos ni yo lo vimos y aquello es un sitio tan grande y diáfano que es difícil escaparse… Vimos un fantasma, estoy seguro”.

“Indagué un poco y en turismo me dijeron que allí no trabajaba nadie vestido de soldado “para ambientar” y mi sorpresa iba en aumento…”

Ante tales afirmaciones pude ir al castillo donde realicé unas pruebas psicofónicas, mediciones y fotografías, si bien sólo en el puente de acceso pues, en la actualidad está cerrado sin fecha de apertura, y se captaron inclusiones curiosas pendientes de un análisis más profundo…

¿Suceden hechos extraños en el castillo? No es algo que se pueda afirmar ni negar hasta que se haga una investigación completa pero al menos tres personas indican en esa dirección.