El hombre que vendió la Torre Eiffel

El estafador Victor Lustig vendio la Torre Eiffel a un incauto millonario
El estafador Victor Lustig vendio la Torre Eiffel a un incauto millonario

 

CÁDIZDIRECTO/J.M.García Bautista.- Su nombre era Víctor Lustig y era originario de Checoslovaquia, su carrera podríamos decir que la forjó en los bajos fondos y en el campo de la estafa. Entre sus records personales estaba el tener más de cuarenta sobrenombres.

Era muy astuto, hacía creer a sus estafadas víctimas que tenía un contacto que le facilitaba el nombre de los caballos ganadores en las carreras antes que estas se corriesen, los incautos picaban el anzuelo y Lustig les robaba todo lo que podía. A un banquero americano le “sopló” los resultados a cambio de 30.000 dólares, que era un dineral.

Pero Víctor Lustig iba a pasar a la Historia por hacer el “doble mortal sin red” de la estafa cuando en 1925 vendió la mismísima Torre Eiffel. Se hizo pasar por un empleado del Ministerio de Correos y Telégrafos de Francia.

Lustig, con determinación, se reunió con una serie de empresarios dedicados al desguace,  y la chatarra, y les vendió la idea que el gobierno pretendía desmantelar la Torre Eiffel ya que suponía un coste muy alto.

Claro, todo esto como una operación ultra-secreta de a que nadie debía saber nada, lo que dotaba a la venta de más interés y misterio.

Lustig alquiló una limusina y les dio una vuelta para que comprobaran todo lo que desearan; uno de ellos destacó por su interés: André Poisson, aunque su esposa sospechaba de Lustig y le comentó -estafadoramente- que el concurso público sólo era un trámite y que el dinero del soborno facilitaría las cosas para el desmontaje…

Poisson y su esposa se calmaron y creyeron estar ante un funcionario corrupto, como muchos había en la época y logró una cantidad de varios millones de francos por la falsa venta de la Torre Eiffel, toda una hazaña.