El mayor cazador de brujas de la Historia

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Vivió en el siglo XVII en Inglaterra, tenía una alta graduación militar, era general, y se le consideraba el mayor cazador de brujas de las Islas Británicas, su nombre era Matthew Hopkins.

El general Hopkins visitaba asiduamente diferentes entornos rurales de Inglaterra, condados y villas, en busca de brujas o prácticas de brujería. No había juicio previo, el castigo era directamente la hoguera purificadora.

Hopkins era un tipo realmente complejo y tenía un curioso método de detectar brujas: era avisado de alguna vecina con sospecha de dedicarse a la brujería, entonces se desplazaba al lugar y realizaba unas pruebas para saber si la sospechosa era o no una bruja.

Entre las pruebas figuraba la amputación de una oreja, un dedo, una mano, un pie y ver si sangraba o no. Si no surgía el fluido vital del cuerpo de la sospechosa era considerada bruja y llevada a la hoguera (pocas se encontraría que no sangrara). Otro método de detección de brujas era sentar a la sospechosa en una silla y lanzarla al mar o un arroyo profundo, si flotaba es que era bruja, si no pues a rescatarla si es que estaba aún con vida… Igualmente las marcas determinaban la brujería de la persona: lunares con formas especiales, antojos o un tercer pezón eran síntomas de brujería de la persona.

El general Hopkins, afortunadamente, sólo estuvo en activo de 1.644 a 1.646, decimos afortunadamente pues el costo en vidas hubiera sido elevadísimo de haber seguido así. Tan sólo en dos años mando a la hoguera a más de 300 personas.