El mejor ‘Bache’ de Cádiz en Madrid

CÁDIZDIRECTO. – En España, los baches son los agujeros de las carreteras en mal estado. En Cádiz, además, el bache es un lugar pequeño y normalmente de aspecto humilde donde se sirven bebidas alcohólicas que a veces se aderezan con alguna tapa o pescaíto frito.

Se dice de los baches, por afinidad con el otro significado del término, que cuando entras, es difícil que salgas, y lo harás en peores condiciones que como entraste, pero puede que esta justificación del término sea posterior a su uso gaditano…

Pero hay baches y baches. Y el mejor Bache en Madrid es el que da nombre al restaurante que se encuentra en el barrio de Chamberí, un lugar típico de Cádiz nacido de la mano del reconocido chef gaditano Ale Alcántara.

Bache introduce la gastronomía gaditana con una visión creativa y sustentada en productos de máxima calidad.

Este restaurante con acento gaditano, cuenta con platos marca de la casa como la ensaladilla de buey de mar con reducción de mariscos, las croquetas de puchero y las exquisitas gyozas de carrillada ibérica, entre muchos otros.

Ale Alcántara nace en Cádiz en 1985, en el seno de una familia en la que la cocina jugaba un papel muy importante. Creció entre los fogones de su madre y de sus dos abuelas, y es allí donde comienza su pasión por lo que después sería su forma de vida.

Estudia cocina en Cádiz, para trasladarse muy joven a Madrid, a la cocina de NEO, capitaneada por un vanguardista Iván Sanchez (Kabuki).

Al poco tiempo, su ímpetu y pasión por aprender, le llevan directamente a Martín Berasategui, (tres estrellas Michelin), en Lasarte, para después pasar al Ritz Carlton Abama de Tenerife, donde desarrolla al máximo la técnica y el tratamiento de los pescados.

Tras su paso por Tenerife recala en Londres, donde se impregna de la mezcla de culturas de la City y afianza sus deseos de seguir formándose de la mano de los grandes.

Para ello, se traslada a Brasil para pasar por las cocinas de la gran figura de la gastronomía latinoamericana Alex Atala (tres Estrellas Michelín) y empaparse de la técnica, también de la cultura, los sabores y las raíces gastronómicas del país.

De vuelta a España, comienza su andadura como Staff Chef en Azurmendi, del chef Eneko Atxa (tres Estrellas Michelín). De Eneko, interioriza la técnica de la alta cocina, su conexión con las raíces culturales ancestrales y con el entorno… pero sobre todo, su gran humildad como persona. Un gran maestro para Alejandro.

Del País Vasco salta de nuevo a Madrid, esta vez a Arola Gastro (dos estrellas) , haciéndose cargo de la partida de panadería y pastelería del buque insignia de Sergi Arola.

Tras su paso por las cocinas de los grandes, Ale capitanea en solitario las cocinas de pequeños proyectos gastronómicos en Santiago de Compostela, Barcelona, Asturias o Madrid y a desarrollar su propia línea gastronómica.  Era el comienzo de su propia aventura como creador.

Sorpresas del destino, en 2013 se hace cargo de la asesoría gastronómica de los concursantes de MasterChef, que debían replicar los platos de los mejores Chefs del panorama patrio. En MasterChef consolida su relación con los grandísimos maestros de la cocina española, al tiempo que desarrolla su habilidad didáctica, se empapa de gestión de equipos complejos y de técnicas de motivación que le permitiesen sacar lo mejor de cada concursante.

En 2015 además de asistir al alumbramiento de Bache, Alejandro finaliza su incursión televisiva con un papel principal en Cocineros al Volante, el concurso de foodtrucks lanzado por Shine Iberia, en el que podemos verle como juez junto a Íñigo Urrechu y en el que debe juzgar la técnica de 15 equipos de cocina sobre ruedas.

Actualmente, Alejandro se centra en su faceta como chef a los fogones de Bache y de del concepto canalla Forkless y en el desarrollo de dos nuevos conceptos que verán la luz en breve.