El milagro de la luz de Abu Simbel

Templo de Abu Simbel en cuyo interior se produce un sensacional efecto luminoso
Templo de Abu Simbel en cuyo interior se produce un sensacional efecto luminoso

 

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Egipto encierra tantos misterios y tanta grandeza aún que sigue siendo,y será, la civilización más enigmática de cuantas poblaron nuestro planeta. Se cree que el 80% de los tesoros egipcios aun permanecen bajo tierra, bajo las arenas eternas, y algunos de ellos están a la vista como en el Templo de Abul Simbel.

Es una obra de ingeniería sin precedentes, su emplazamiento fue movido a 60 metros más arriba con motivo de la construcción de la presa de Assuán -al sur de Egipto- que amenazaba con sumergir el hermoso monumento. Se troceó y rearmó en su ubicación más elevada manteniendo todos los efectos y características del mismo, algunos realmente sorprendentes.

Así, llegadas estas fechas del mes de octubre se produce un suceso que sobrecoge: los rayos del sol entran por el vestíbulo del templo, avanzan poco a poco, lentamente, hasta llegar a una sala final donde el sol acaricia únicamente el rostro de la estatua del faraón Ramsés II, mágico momento y fenómeno que solo ocurre dos veces al año.

Con el ministro de Turismo, Hisham Zazu, casi 2.200 personas que deseaban ver el momento en el que los rayos del sol penetraron en el interior, eran las 05.53 hora local (03.53 hora GMT), tras recorrer los 60 metros en el interior el sol encontró su meta: el rostro de Ramsés II, de la XIX dinastía del Imperio Nuevo (1539-1075 a.C.).

Tras acariciar a Ramsés II hizo lo propio con el dios Ra, y parcialmente con el dios Amón, todo ello de forma medida, calculada,cuanta sabiduría tenían estos antiguos constructores… Los dioses de la luz quedaron iluminados y en la penumbra, sin que el Sol le tocara el dios creador Ptah, él estaba unido al submundo, a la oscuridad…,y en la oscuridad quedó.

El efecto luminoso se produce dos veces al año coincidiendo con el aniversario del nacimiento y la coronación de Ramsés II,uno de los faraones más emblemáticos de Egipto.

La arqueóloga Emilia Edward lo descurbrió en 1874 por , y decribió en su libro de 1899 con el título «Mil millas a lo largo del Nilo».

21 de octubre y 21 de febrero son las fechas mágica, antiguamente, antes de su desplazamiento en 1964, era el día 20 de esos dos meses, en cualquier caso una maravilla que merece la pena conocer.