El misterio del sonambulismo

CÁDIZDIRECTO.- ¿Quién no ha pensado alguna vez en ser sonámbulo y levantarse por la noche y despertar en medio de la calle? Quizás no sea tan exagerado como ello pero el sonambulismo es un problema que padece una parte de la población y que se define como una conducta anormal durante el sueño en la que el paciente es capaz de, estando en una situación de sueño a nivel cerebral, de incorporarse y comenzar a realizar diferentes tareas sin tener conciencia de ello ni recuerdos a la mañana siguiente.

El doctor Francisco Javier Puertas, ex presidente de la Sociedad Española de Sueño y secretario del Comité Español de Acreditación en Medicina del Sueño (CEAMS), comentaba al respecto que el paciente sonámbulo despierta pero su cerebro aún no lo ha hecho, es incompleto el despertar, pese a ello es capaz de realizar diferentes acciones no complejas de forma mecánica.

Analizado por los médicos se ha podido saber que el sonambulismo se da, principalmente, en la primera mitad de la noche, en la fase No-REM N3. Dentro del sueño encontramos dos tipos REM y No-REM. En la fase REM (siglas en inglés de ‘movimientos oculares rápidos’) hay un tipo de actividad cerebral parecida a la de vigilia y abolición del tono muscular. En la fase REM predominan las ensoñaciones y surgen al de la noche. Hay otras fases que se deben localizan en el sueño No-REM, en el que hay 3 fases: N1, N2 y N3, donde la actividad cerebrales más lenta.

El sonambulismo como tal implica que nuestro cuerpo parece ‘funcionar’ por su cuenta, estando dormidos, dentro del sonámbulo se identifican algunos trastornos cercanos a otros fenómenos similares como las parasomnias del despertar donde el “paciente” sufre de terrores nocturnos o pánico al despertar. Se dan, principalmente, en la primera mitad de la noche, en la fase de sueño No-REM N3.

“El sonambulismo es más frecuente en niños antes de la pubertad y suele desaparecer tras ésta”, indica el doctor a la vez que señala que los niños, por circunstancias de estrés o situación que saturan al pequeño pueden padecer de sonambulismo, el inicio del curso o las relaciones con los compañeros les afecta especialmente. En los adultos hay diversas causas “la falta de sueño o la ingesta de alcohol pueden favorecer los episodios en sujetos predispuestos”.

Se cree que el sonambulismo se pudiera deber a la disociación de las áreas que controlan el movimiento y la conciencia durante el sueño. Cómo dato estadístico basta decir que un tercio de la población mundial sufre de problemas de sueño y de sonambulismo entre el 3% y el 4% de la población.

El sonambulismo no tiene un tratamiento específico, sólo un tratamiento causal y medidas conservadoras tales como ir a dormir siempre a un misma hora para tener una constante de sueño regulares, igualmente hábitos saludables como no fumar o beber alcohol antes de ir a la cama. También se recomienda “retirar objetos contundentes de la habitación, cerrar con llave las ventanas y la puerta de casa, poner cortinas acolchadas y una campanilla en la puerta de la habitación ayudan a evitar posibles accidentes. Si los episodios son muy frecuentes en los niños hay algunas medicaciones que reducen o controlan los episodios como el clonazepam“.

 

Hay que desterrar leyendas urbanas sobre el sonambulismo tales como si despiertas a un sonámbulo en medio del sueño puedes provocar su muerte, esto es totalmente falso, únicamente puede despertar nervioso y desorientado. Lo recomendable es tomarlo de la mano o brazo y conducirlo a la cama donde se le puede despertar suavemente.