El próximo Apocalipsis de los insectos y el fin de nuestra Humanidad

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Nuestra Humanidad del siglo XXI se enfrenta a demasiados problemas, desde los muchos conflictos mundiales, el problema del hambre en el mundo, la contaminación, la falta de recursos… Son muchos y variados pero a donde pocas veces mira es al una extinción futura debido a una disminución abrupta en la población de insectos.

El problema no es nuevo, viene siendo arrastrado desde hace más de una década, cuando se detectó que la población de insectos caía casi en picado con todas la consecuencias negativas que tiene esto. De esta forma entomólogos y aficionados denominados como “Amateur Entomology Society of Krefeld” en Alemania han comenzado a estudiar los efectos que tendría con una conclusión catastrófica: los insectos se dirigen al mayor evento de extinción desde los dinosaurios. Así es la cruda realidad.

Este evento apocalíptico en los insectos tendría lugar pronto, en no demasiado tiempo. Según los datos de la “Amateur Entomology Society of Krefeld”, tras haber hecho un estudio sobre millones de insectos en años de trabajo, la situación es crítica. Martin Sorg, presidente de la misma, indicaba a AFP: “Sólo nos dimos cuenta de la gravedad de este descenso en 2011, y cada año desde entonces hemos visto empeorar. Es nuestro mayor temor que se alcance un punto de no retorno, lo que llevará a una pérdida permanente de diversidad. La causa es antropogénica, no hay duda al respecto”.

La revista PLOS One publicó un estudio en 2017 de este grupo en el que se hacía un examen de la situación tras 27 años de analizar datos en 63 zonas de protección natural hallando que la biomasa de insectos voladores había disminuido en un 76%. De todo ello resulta que el 40% por ciento de los insectos del mundo podrían extinguirse en pocas décadas y la situación sería de caos ecológico total para el ser humano.

Como responsables directos de todo eso encontramos: el cambio climático que padecemos y que está alterando los ecosistemas de forma irreversible, tan rápido que muchas especies no se pueden adaptar. Igualmente la explotación agraria que hace que se utilicen pesticidas y herbicidas o fertilizantes que dañan gravemente el ecosistema y a los insectos.

El punto de “no retorno” ha  sido cruzado ya y o se remedia de inmediato o los efectos comenzaremos a padecerlos a no demasiado tardar, en poco tiempo… La polinización es básica en la agricultura y ahí juega un papel básico la abeja. ¿Se imagina un mundo si miel? Pues estamos abocados a eso entre otras cosas. El dato es objetivo: las tres cuartas partes de los cultivos alimentarios del mundo son polinizados por insectos y otras especies, gracias a ellos –a los polinizadores– se realiza en 35% de la producción mundial de cultivos.

Si hay una especie en el planeta que prescindible esa es la especie humana tan alocada en su concepto de “sociedad industrializada del siglo XXI” que está matando su futuro y su propia vida haciendo que, en un tiempo venidero, sus descendientes más inmediatos no tengan alimentos y se enfrenten al hambre y a la muerte. Esa será su gran herencia para el futuro. Un minuto de silencio por nuestra Humanidad.