El puente Canal y el verano gaditano

CÁDIZDIRECTO/Javier Taboas.- En la playa de la Caleta, en el paseo Fernando Quiñones, junto al castillo de San Sebastián, se encuentra el Puente Canal. Pocas cosas hay tan propias del verano gaditano como tirarse desde él. De hecho, muchos dicen que tirarse desde el Puente Canal supone el auténtico bautismo gaditano. Casi un ejercicio de catarsis que no se pierde con el paso de los años.

Los bañistas se concentran en el Puente Canal para lanzarse al agua y disfrutar de esa sensación de riesgo y diversión. Al pechazo, a la bomba, al tío globo…  Muchos estilos y muchos golpetazos con el agua, de esos que pican. Pero también mucha diversión. Otra forma distinta de echar la tarde. Incluso aunque sólo sea viendo cómo se tiran los demás si uno no se atreve.

Los hay de todas las edades y perfiles, pero este verano, un viñero llamado Vicente se ha convertido en una suerte de líder y ejemplo a seguir para los mas jóvenes. Ante todo, la seguridad. “Lo primero es coger impulso, porque aquí abajo hay piedras”, aconseja antes de protagonizar un espectacular clavado, que dirían por Sudamérica.