El Puerto de Santa María: el fantasma de Manuel Almendra Periañez

Casa donde se aparecía el fantasma del Almendrita (imagen Google Maps)
Casa donde se aparecía el fantasma del Almendrita (imagen Google Maps)

 

CÁDIZDIRECTO/J.M.García Bautista.- Se llamaba Manuel Almendra Periañez y tuvo su cuna Alcalá de los Gazules aunque a edad temprana marchó al Puerto de Santa María. Quedó huérfano de padre y madre, y llegó a la bella localidad gaditana acompañado de su hermana pequeña para ser tutelados por sus tíos Antonio y Gertrudis.

Manuel se crio como un niño más, entre tanto su tío Antonio se hizo cargo del coro de la Prioral Portuense circunstancia que les hería vivir con cierto desahogo. Hasta un trágico día 2 de junio de 1897, muere aquejado de una tuberculosis pulmonar con 23 años.

Sobre las nueve de la noche el doctor Lorenzo Barrios llegó a la calle Santa Clara, al número 9, sólo pudo certificar su muerte…, y en ese  momento comienza una historia más allá de la vida y de la muerte…

El fatal desenlace se veía venir desde hacía tiempo, su respiración ahogada, cruel, acompasada lo iba estrangulando poco a poco sin que la medicina, de la época, pudiera hacer nada… Sólo encontraba alivio con los vapores de la cocción de hojas de eucalipto.

Sufría de asma, dolencia que no le permitía ni siquiera tumbarse en la cama pues rápidamente se comenzaba a ahogar y le obligaba a permanecer recto, erguido. Así pasaba las horas sentado mirando por la ventana, soñando con una vida que no tenía.

Su imagen mirando a través de la ventana era ya parte del paisaje, los vecinos se acostumbraron a verlo allí y cuando murió su ausencia era extrañada por los vecinos. Hasta un día en el que una niña, vecina de la misma calle, dijo haber visto a Manuel Almendra en aquella ventana donde pasó tanto tiempo pasó durante el transcurso de la enfermedad.

La Revista Portuense publicó en sus páginas: “Un muerto que se aparece”, en referencia al extraño suceso. Y ello originó que ciento de curiosos se fueran agolpando frente a la casa a ver si veían al fantasma…

Así se decidió que, para evitar tantos curiosos frente al domicilio, se eliminara el cristal donde se veía el rostro del fallecido. Pero daba igual, el fenómeno pasó a otro lugar con cristal dentro de la casa… Se negaba a morir dos veces…

A los familiares les desagradaba enormemente  que se hablara así de Manuel, fallecido hacía tan pocas fechas; el dolor por la muerte del sobrino estaba latente y encima se sumaba a ello los muchos curiosos que querían ver el fantasma.

Así desde la Revista Portuense el tío de Manuel, Antonio Periáñez, pedía al alcalde que enviara una pareja de guardias civiles y despejara las inmediaciones de su hogar…

Así en El Puerto de Santa María aún se mantiene un saber popular que dice: “te vas a quedar como Almendrita”, que hace referencia de forma inequívoca a una persona pesada que se encuentra apalancada en un lugar determinado.

La casa, número 9 de la calle de Santa Clara, fue reflejada en estudios sobre el tema como en la pluma de Enrique Pérez Fernández el 24 de noviembre de 1996, en el Diario de Cádiz, con el título de “Un fantasma en Santa Clara”.