El secreto de Rennes le Château

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Es complejo llegar a este pueblo francés en el corazón de una de las zonas de más misterio y más enigmas históricos del país galo.

En esta localidad se habla de viejos tesoros y secretos que van más allá de la imaginación, y quizás algunos de ellos con más valor del que el dinero jamás podrá comprar…

En 1885 François Bérenger Sainière llegaba a este pueblo para hacerse cargo de la iglesia local, una iglesia con las arcas vacías y en muy mal estado. Con ese desolador panorama lleva el sacerdote al pueblo, pero con ganas e ilusión, y tirando de algunos ahorros personales comienza a rehabilitar aquella iglesia.

No se sabe que encontró el párroco pero en su diario escribió: “¡Hoy he encontrado un tesoro!”, y es que al levantar una lápida apoyada en unas columnas halló en el interior unos pergaminos muy antiguos, posiblemente medievales junto con otros dos más modernos.

Saunière los llevó a Carcasonne, al obispo, quién le dio permiso para ir a París y allí sufre una increíble metamorfosis rodeándose de influyentes personajes de la época y de círculos esotéricos muy selectos. Pasaba horas en el Museo del Louvre delante de un cuadro llamado “Pastores en Arcadia” de Nicolás Poussin, de 1640, el cual representa un paisaje determinado con unos pastores que contemplan un sarcófago en el que se puede leer “Et in Arcadia Ego” y que el pintor recreó con un paisaje de Rennes le Château…

Al llegar el sacerdote al pueblo la situación cambió, tenía abundante dinero y acometió una obra inimaginable antes, su valor es el equiparable a 15 millones de euros actuales… Además construyó una lujosa casa con un jardín y una torre: Torre de Magdala. Hizo mejoras e, incluso, construyó una carretera para acceder mejor hasta el lugar.

Hasta su casa llegaron personajes como el secretario de Estado francés de cultura, muchos miembros de la nobleza, políticos o el hermano del emperador Francisco José de Austria, Juan de Habsburgo, archiduque. Tras la muerte del párroco, el posteriores años, llegaron otros como François Mitterand, Grace Kelly, Josephine Baker o Richard Wagner… ¿Para qué? Es un misterio.

Los mismos nazis, con Otto Rahn a la cabeza, buscaron “algo” en el pueblo… ¿El Santo Grial?

La iglesia es un lugar sorprendente, en la puerta hay una inscripción en la que se puede leer: “este es un lugar terrible”, un demonio Asmodeo, el típico suelo masónico, referencias a los misterios del Antiguo Egipto y otros misterios de carácter esotérico que podrían darnos las pistas de los secretos que guarda el lugar o de lo que encontró el párroco.

Berenger Saunière fue suspendido por los estamentos religiosos “a divinis”, en trance de muerte fue a recibir la extremaunción y el sacerdote salió pálido de la estancia tras escuchar a Berenger… Su ama de llaves, Marie Denarnaud, quemó fajos de billetes antiguos de franco tras la IIª Guerra Mundial, sin aclarar su origen o procedencia.

Hay un extraño cofre que se escondió con la obra de la Torre de Magdala y que la propia ama de llaves dijo en su día: “la gente que vive aquí camina sobre oro sin saberlo”.

Para unos el sacerdote dio con un tesoro de gran valor, para otros con los restos del también tesoro del Templo se Salomón, para otros con documentos que hablaban de un linaje secreto, del linaje de Cristo, de su descendencia, del Grial…

Un último apunte, en el interior de la iglesia podremos ver varias estatuas de santos, si unimos sus iniciales nos sale como resultante la palabra GRIAL… Un juego criptográfico sencillo de hablar.