El sentido iniciático de la Semana Santa

CÁDIZDIRECTO.- ¿Y si os digo que la Semana Santa esconde un camino para iniciados fuera de lo que es el Cristianismo? Si leemos el Nuevo Testamento vemos que de la vida de Jesús nos dice muy poco. Apenas existen referencias a su niñez y hay un periodo de cuarenta días en el que se nos dice que se va al desierto pero no hay más detalle de esta parte de su vida.

De las enseñanzas de Jesús de Nazaret nos llega la misma conclusión: muchas de ellas que están escondidas y son los evangelios Apócrifos y los Gnósticos los que nos desvelan mucho más de lo que nos dicen los ‘oficiales’. Por ejemplo, gracias a estos evangelios conocemos lo que ocurrió con el paño de la Verónica, el nombre de los dos ladrones y el del centurión romano que le atravesó con la lanza, hechos aceptados por el Cristianismo, pero no ocurre lo mismo con otros datos que sus páginas esconden…, y lo que guarda no es más que un camino para conseguir una salvación distinta de la que el Cristianismo nos muestra.

Durante toda esta Semana vienen a suceder hechos que todo iniciado tiene que realizar para alcanzar la perfección, la vida eterna o la Auto-Realización Intima del Ser. Igualmente para lograr la santidad, la maestría o la salvación. También se explica la razón por la que el ser humano puede estar muy lejos, o muy cerca, de Dios.

El camino no es sencillo de realizar, no basta con las enseñanzas del Cristianismo, se debe recurrir a otras fuentes como bien podrían ser la Kábala, la Alquimia, o la sagrada Ley del Siete y a la Psicología Gnóstica.

Es la Ley de los Siete Principios es la Ley de Orden, aquella que nos puede explicar el funcionamiento del Universo y que orbita todo en torno a un número, casi mágico, el 7. Así hay coincidencias interesantes en torno a ese número: siete son los días en los que se hizo la Creación (incluido el de descanso), también son los días de la semana, la escala musical, la tabla periódica en la química y los siete planetas de los antiguos que eran Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, más la Luna y el Sol. Además la Semana Santa ocupa un periodo que va desde el Domingo de Ramos hasta el Sábado de Pasión, y se le añade el Domingo de

Resurrección que sería el número 8, aquel que te lleva un nivel superior, al infinito, la salvación, la inmortalidad, la vida eterna. El 8 es el número de Jacob y para alcanzarlo debe de haber sacrificio y paciencia, en una unión caso inmutable.

En la Psicología Gnóstica podemos ver como los siete días veremos tienen una simbología en las situaciones y personas que interactúan en esos días se encuentran en la Psiquis de cada ser humano. Así cuando Jesús cura la ceguera nos enseña el verdadero camino, cuando cura la sordera lo hace para que podamos escuchar sus palabras e ir hacia la verdad, cuando cura paralíticos lo hace para que aprendamos a caminar en su búsqueda y cuando cura la lepra es para que nos desprendamos del ego, pues el ego lleva al ser humano a cometer errores e impide llegar hasta la salvación.

Numerológicamente tiene todos esos significados y aun hay una simbología oculta por descifrar, pero eso es ya otra Historia…