El terrible psiquiátrico de Kings Park

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Los hospitales y psiquiátricos tienen un halo especial donde parece que hay una mayor propensión a que se manifiesten determinados fenómenos sobrenaturales, o inexplicables, que ponen de manifiesto que lo paranormal puede manifestarse en ellos. Uno de esos psiquiátricos objeto de investigación es el de Kings Park, con un tamaño impresionante que es, por sí mismo, todo un centro laberíntico de pasillos y salas donde perderse.

Por sus habitaciones y salas especiales han pasado miles de pacientes y son miles de historias y dramas personales los que se cuentan en su interior, todo ello dejó una huella psíquica que, años después, décadas después, se materializaron en forma de fantasmas y espectros que morarían por las viejas instalaciones para temor de todos aquellos que han tenido la ocasión de vivir estos fenómenos.

El edificio se encuentra en la ciudad de Nueva York, se comenzó a construir en 1885 bajo el nombre de Kings Park Lunatic Asylum en Suffolk. Se concibió, inicialmente, como una “granja” pues la edificación era de madera y tenía zonas de cultivos. Pero en 1895 se quedó pequeño y se pensó en construir una parte nueva bajo el nombre de Hospital Estatal de Kings Park.

En el complejo de edificios también se dio su espacio a los enfermos de tuberculosis, una enfermedad particularmente temida, así como para los veteranos que lucharon en las guerras mundiales. Fue especialmente destacado el uso de la agricultura como terapia y que llevaron a la institución a ser autosuficiente así como en áreas como la construcción, confección de prendas de vestir o en la elaboración de alimentos preparados.

En el siglo XX la institución psiquiátrica de Kings Park tuvo más de 3.000 pacientes y 450 empleados, pero en la mitad del siglo XX se llegó a unas cotas preocupantes de masificación con casi 9.000 enfermos mentales. La crisis en Estados Unidos y la postguerra (Segunda Guerra Mundial) hicieron que el número de enfermos creciera y cada vez hubiera menos espacio en los hospitales.

Este complejo de edificio se vio ampliado con nuevas construcciones que se mantuvieron activas hasta 1996, excepto la residencia de ancianos que aún sigue activa. Los edificios no han sido demolidos debido a que tienen amianto y su demolición precisaría de un tratamiento que es complejo por el costo que tiene y el rechazo que provoca.

Hoy es un lugar donde los buscadores de fantasmas y experiencias paranormales suelen penetrar en busca de grabar psicofonías, las llamadas voces de los muertos, o de realizar investigaciones que puedan dar como resultado algún evento que destaque que en su interior de manifiestan fuerzas sobrenaturales que se encuentran identificadas, tal vez, con la actividad que tuvo durante décadas y que habrían dejado una huella energética en casa una de las estancias que forman este monumental complejo de edificios donde tanto dolor, sufrimientos y tragedias vio pasar.

Aun son identificables las siluetas de estos edificios que aguardan en su interior a que alguien descubra sus muchos misterios y secretos de otros tiempos escondidos bajo la locura.