Elegir a una vidente o tarotista adecuada para no caer en engaños

CÁDIZDIRECTO.- A todos nos gustaría conocer que va a suceder con nuestro futuro y poder saber con antelación como va a desarrollarse nuestra vida. Esto es algo humano que va más allá de la simple curiosidad.

Para esto se recurren a videntes y servicios que se ofrecen en donde por medio de las cartas del tarot u otras mancias van a decirnos que va a ocurrir con ese tema o problema que tenemos.

Por regla general lo mayormente consultado son asuntos relacionados con el amor y los problemas sentimentales, aunque también se consultan asuntos tan diferentes como problemas económicos, la marcha de un negocio o un problema familiar.

Como a pesar de la gran cantidad de personas que dicen haber sido engañadas con predicciones que nunca se han cumplido se sigue acudiendo a consultas de videntes, llamándolas por teléfono decidimos realizar un estudio del motivo de porque se siguen demandando estos servicios.

Después de hablar con muchas personas que han acudido  o llamado por teléfono a una vidente nos encontramos con dos vertientes muy definidas y que se reparten en casi un 50 % entre ambas.

Están las que afirman que no les han dado ni una predicción acertada hasta las que se han sorprendido por que le han contado cosas de su pasado con exactitud y le han dicho su situación personal actual sin necesidad de haberles contado nada a la tarotista.

Son tan diferentes las opiniones y los testimonios recogidos por este medio que es difícil dar una respuesta clara en base a las opiniones encontradas.

Nos pusimos en contacto con algunas videntes para realizar nosotros mismos la prueba y así tener una opinión de primera mano sobre la veracidad o no de lo que se afirman en los anuncios que podemos encontrar en la prensa o por internet.

Después de diversas llamadas nos encontramos en el mismo punto de partida en base a los que nos contaban nuestros lectores. Existen las que son muy buenas y te sorprenden y las que en realidad no te dicen nada o intentan sacarte lo que te inquieta casi sin darte cuenta.

Todo esto nos hace llegar a la siguiente conclusión. Parece ser que la videncia, o como queramos llamarlo, existe porque se supera la casualidad cuando de verdad damos con una que acierta.

¿Entonces que hay que hacer si queremos saber el futuro?

Lo primero es tener mucho cuidado y no dejarnos guiar por los anuncios y dejarnos guiar por personas que hayan consultado y nos puedan dar referencias sobre la futuróloga antes de probar suerte.

Sí llamamos o acudimos a una consulta sin conocer y tener referencias de la persona a la que vamos a confiar las respuestas sobre un problema o inquietud tenemos las mismas probabilidades de dar con una de verdad que con otra que en realidad nos esté engañando.

Lo mejor es acudir a listado de tarotistas españolas recomendadas por otros usuarios de internet y tener la certeza de que se trata de una lista de verdad y no basada en la publicidad.

En definitiva estamos ante un hecho que es real, y lo decimos porque lo hemos vivido en primera persona, como es que alguien que no te conoce te pueda dar datos tan concretos sobre tu pasado y presente.

En Galicia dicen que las meigas haberlas las hay y lo podemos decir con rotundidad. Pero lo mismo que afirmamos esto le advertimos que encontrar a alguien que sepa hacerte alguna arte adivinatoria es una tarea difícil.