Emily Rose: más allá de los exorcismos

/La práctica del exorcismo a personas que dicen estar presuntamente poseídas por el demonio es una práctica muy antigua, tanto que incluso en el Nuevo Testamento se nos habla de los exorcismos que practicó Jesús de Nazaret.

El cine ha influido decisivamente en la divulgación más terrorífica de esta práctica con grandes obras del Séptimo Arte con películas como “El Exorcista” que se basa en hechos reales.

Ello provocó, cuando se emitió por primera vez en una sala de cine, momentos de histeria e incluso atención médica en el mismo recinto debido a la misma impresión que causaba la película en los espectadores.

Se basaba en un hecho real ocurrido sobre un niño en Monte Rainer (Estados Unidos), pero había otras experiencias igualmente aterradoras que iban a ser llevadas al cine y que demuestran la cara más oculta de esta práctica.

El caso de Anneliese Michel se dio dos años después de la película “El Exorcista” y que tenía como eje principal la posesión de una niña. Así cuando se estaba dando el caso de Anneliese Michel rápidamente se identificó con el caso narrado en el film.

La joven alemana comenzó a tener alucinaciones con el demonio y convulsiones hacia el año 1967, seguidas a ellas se dieron casos epilépticos y decía escuchar voces del demonio y seres infernales… En un ambiente extremadamente católico pensaron que podía tratarse del demonio que había tomado el cuerpo de la joven.

La medicina no arrojó luz sobre el padecimiento de la joven y la familia recurrió a la Iglesia dado que Anneliese rechazaba todo lo que estuviera relacionado con la misma o los cultos religiosos: evitaba estar en contacto con objetos de culto, rechazaba estar frente a imágenes como la de Jesús o cualquier santo o el agua bendita… Esto confirmaba, en su opinión, la posesión de la chica.

Se cursó la solicitud al Obispo que asignó al padre Arnold Renzo y al pastor Ernst Alt como encargados del exorcismo, en una tarea que se iba a extender más allá del plazo previsto pues el exorcismos no tiene una fecha definida de materialización.

Anneliese decía ver demonios y estar en contacto con personas fallecidas, a personajes negros de la Historia como un sacerdote excomulgado en el siglo XVI, Judas Iscariote, Hitler o Nerón y a otros, del terreno de la fábula -¿o la realidad?- como Lucifer o Caín.

Tenía un comportamiento extraño: comía insectos, lamía su orina del suelo, arrancaba la cabeza a las aves y se llevaba horas gritando…

Su salud empeoraba por días y se creía que era la obra del demonio, mostraba graves problemas en las articulaciones y un estado de desnutrición preocupante. Así fue progresivamente empeorando hasta que todo ello unido a unas altas fiebres y neumonía acabó con su vida, su última frase fue: “Madre, tengo miedo” y su caso fue llevado al cine como “El exorcismo de Emily Rose”.