Encierro de la plantilla de limpieza del Puerta del Mar

CÁDIZDIRECTO/J.M.V. – La plantilla de trabajadores de limpieza del Puerta del Mar no ratificó ayer el preacuerdo alcanzado el pasado martes en el Sercla entre sus representantes y la empresa y, desde primera hora de la mañana, permanece encerrada en el hospital. El encierro, enésima protesta por los recortes que lleva a cabo la Junta de Andalucía de la mano del SAS, se mantendrá hasta las diez de la noche de este viernes. Ha habido un alto en el camino, un momento para coger aire, pero no ha servido para desconectar: una nueva manifestación, como cada jueves, por los alrededores de su lugar de trabajo.

La huelga prevista para ayer, eso sí, ha quedado aplazada y supeditada a la nueva cita entre ambas partes, que tendrá lugar el próximo día 23 de este mes de noviembre de nuevo en el Sercla. Si entonces sigue sin haber acuerdo, se reactivará la huelga al día siguiente.

La plantilla, según comentan representantes sindicales a este medio, no aprobó el preacuerdo casi por unanimidad. “Tan solo hubo cuatro trabajadores que decidieron abstenerse”.

“Hay recortes en todos los sentidos, desde hace mucho tiempo, y no se está cumpliendo el artículo 41 del convenio, que dice que debe haber 119 trabajadores a tiempo completo y 42 a tiempo parcial. Si tenemos carga de trabajo con una serie de trabajadores, si encima se reduce ese número de trabajadores no se va a dar abasto… En los últimos convenios, de hecho, hemos tratado de fomentar el empleo, renunciado a otras cosas que entendemos están ahora, sin dejar de ser importantes, en un segundo plano. Queremos que se mantengan los salarios y que se garantice el empleo. Ahora veremos cómo respira la empresa. Para empezar, desde ayer, nos dicen que están liados y que no podemos vernos, por lo que pensamos que estamos abocados a vernos de nuevo en el Sercla el día 23 y ver qué ocurre”, explican los representantes de los trabajadores.

¿Cómo se está viviendo el encierro? “Pues es fácil de imaginar: con caras tristes, porque ha sido un nuevo palo, pero con las cabezas muy altas porque lo que se está haciendo es defender unos derechos y un convenio que pretenden violar el SAS y la Junta de Andalucía”, responden.