Encuentro con una ‘aparición de carretera’ en Cádiz

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Siempre que se habla de una “chica de la curva” se tiene por una suerte de leyenda urbana en la que muchos relatos se cuentan sobre ello y pocos son los protagonistas reales del mismo.

Si embargo hay ocasiones en los que se tiene al testigo identificado y lo cuenta en primera persona, en ese caso todo cambia y se entra en el terreno del testimonio, de la vivencia.

Uno de esos relatos lo pone una pareja, Laura Sánchez y Miguel Moya, ambos se encontraban de viaje en dirección a Vejer de la Frontera, en Cádiz, eran las 23:20 horas de la noche del pasado 21 de agosto. Habían salido tarde por temas laborales y tomaban unos días de vacaciones.

Con ello Laura recuerda: “Íbamos hablando, en la radio “Cadena Dial”, estaba cansada, conducía yo, quedaba 20 o 25 minutos para llegar como mucho, entonces vimos algo raro en la carretera. Más adelante, tras pasar una de las curvas vimos a una chica plantada en el arcén de la carretera, de pie, inmóvil. Cómo yo iba cansada y pegaba el coche al arcén Miguel me dijo que tuviera cuidado por lo que aminoré la velocidad”.

Miguel añadía: “Estábamos cansado los dos, comenzábamos las vacaciones un día más tarde y deseando estábamos llegar pero ver primero la silueta de alguien allí por la trayectoria que llevábamos y luego al pasar al lado se me heló la sangre. Yo la vi mejor por que no conducía, era una chica joven, de piel blanca, pelo castaño, ropa clara, una especie de camisa clara, blanca y vaqueros, pero con los ojos inertes, fijos en un punto… Fue muy raro”.

“Pasado a la vera de la chic, un poco más adelante, frenó Laura y me dijo: “¿Y si necesita ayuda? Me da pena“. Puso las emergencias. Dio marcha atrás unos metros pero la chica ya no estaba, ni rastro, esa carretera no permite “esconderte”… ¿Dónde se fue? Ni idea” decía Miguel.

Lo curioso fue que al llegar, hablándolo con un familiar Guardia Civil, le dijo que allí mismo se habían registrado algunos testimonios de personas que afirmaban haber visto a una “chica de la curva”. ¿Casualidad?