Encuentro inexplicable o ‘terror nocturno’ en Sevilla

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- A veces, en un lugar tan sagrado como nuestro dormitorio, se pueden producir hechos que nos dejan sin palabras o tan impresionados que nos cuesta recobrar el aliento sobre algo que se ha vivido.

Es el caso de Carmen Gracia, una mujer que vive en la barriada sevillana de Pino Montano y que tuvo una experiencia a la que se niega de tildar de sueño: “Estaba en el dormitorio, no me podía quedar dormida, entonces vi que la luz de la calle se interrumpía, como si algo hubiera pasado por delante de ella, como si estuviera en casa. No le di más importancia, pero al poco tiempo vi una silueta acercarse a la cama, era como una forma humana que se acercaba a mi… Yo vivo sola y eso es imposible”, decía la testigo.

“Entonces traté de encender la luz, pero no podía moverme, no podía hacer nada, no podía ni gritar, fue muy angustioso hasta que ese ser desapareció y me dejó en paz… Fue tremendo y estaba despierta“, apostillaba dejando claro todo ello.

Quizás la actitud remarcada de “y estaba despierta” es por la duda que genera la tener toda la traza de un “terror nocturno” o “parálisis del sueño” que en modernas enciclopedias se explica -textualmente- de esta forma: “La parálisis del sueño es una incapacidad transitoria para realizar cualquier tipo de movimiento voluntario que tiene lugar durante el periodo de transición entre el estado de sueño y el de vigilia. Puede ocurrir en el momento de comenzar a dormir o en el de despertarse y suele acompañarse de una sensación de gran angustia. Su duración suele ser corta, generalmente entre uno y tres minutos, tras los cuales la parálisis cede espontáneamente. Durante el episodio, la persona está totalmente consciente, con capacidad auditiva y táctil, pero es incapaz de moverse o hablar, lo que puede provocar gran ansiedad. Sin embargo, no existe peligro alguno para la vida, pues los músculos respiratorios siguen funcionando automáticamente.​ Este trastorno está recogido en la clasificación internacional de los trastornos del sueño dentro del grupo de las parasomnias. Esta causado por una disociación entre los mecanismos que provocan la relajación muscular en el sueño de movimientos oculares rápidos (sueño MOR) y aquellos que mantienen el estado de alerta. No tiene relación alguna con fenómenos paranormales, fantasmas o seres de ultratumba”.

Posiblemente la experiencia que tuvo nuestra protagonista se debió a esto aunque a ella nadie le quitará que fue real, una experiencia por la que hay que pasar para saber lo que se siente.