Encuentros y experiencias OSNIs en la Bahía de Cádiz

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Las aguas de la Bahía de Cádiz albergan uno de los fenómenos más misteriosos de los que se tenga constancia y que es relacionado, sobre todo por ufólogos, con el de los Objetos Voladores No identificados.

La realidad es que en las aguas de la Bahía se han observado, en multitud de ocasiones, extrañas esferas luminosas que parecen entrar y salir del agua o de hacer maniobras imposibles bajo la superficie del mar ante la desconcertada mirada de testigos que no deben ni crédito ni explicación a lo que estaban viendo.

OSNI significa “Objeto Submarino No Identificado” y durante la presente semana se han registrado dos casos particularmente interesantes en las aguas de este lugar del océano Atlántico a los pies de nuestra ciudad.

El ‘corazón del luz’ de la Bahía

El primero de los casos lo comunica J.L.A., que se encontraba con su embarcación en la zona el pasado marte cuanto, de repente, pudo ver bajo la misma “una extraña luz pulsante, parpadeante, que crecía y bajaba en intensidad rítmicamente, era como una especie de latido, como un ‘corazón el luz’. Yo no he visto algo así en mi vida y me dejó sorprendido. Lo traté de grabar con el móvil pero me daba error, era como si no funcionara correctamente, igual que el motor que tampoco iba. Por unos momentos pensé que allí iba a ser mi último día de vida”. Sin embargo cuando aquella luz desapareció el móvil y el motor recobraron su normal funcionamiento “fue un alivio y lo pasé mal. Es la cosa más rara que he visto en mi vida”.

OSNI desde el Puente de Carranza

El segundo de los testimonios nos llega de otros dos testigos, en concreto de Francisco Ribera y José Antonio Leiva. Ambos se encontraban en las inmediaciones del Puente de Carranza el pasado miércoles, sobre las 02:15 horas cuando pudieron presencias como en el agua parecía progresar una misteriosa luz que maniobraba con movimientos complejos y zigzageantes. Les llamó la atención pues “creíamos que se trataba de un submarino o algún barco teledirigido o un dron, pero luego fue más espectacular pues aquello salió del agua, hizo otros movimientos raros en el aire y desapareció en un haz de luz”. La experiencia les resultó “impresionante y espectacular” y sin querer pensar en fenómenos paranormales u OVNIS -pues son bastante descreídos, escépticos- llegaron a la conclusión que no podía haber sido ningún artefacto conocido.

No es el único suceso de estas características que han tenido lugar en la Bahía de Cádiz y el Puente de Carranza, de alguno de ellos hemos informado desde este mismo medio CÁDIZDIRECTO, o el vídeo que ilustra este artículo sucedido el 6 de abril de 2014 a las 2:27 horas de la mañana.

Otras experiencias

Tuve la oportunidad de investigar, y divulgar, a finales del año 1999 dos curiosos casos que ocurrieron en otra zona de Cádiz, en Sanlucar de Barrameda –por vinculaciones personales conozco bien la zona-. De aquellos informes que escribí quiero destacar dos experiencias muy llamativas que nos hablan, a las claras, de este fenómeno: “el pasado día 25 de Agosto de 1999 (Miércoles) sobre las 14´15 h. Cuatro jóvenes sevillanos habían alquilado en la localidad gaditana de Chipiona una embarcación de recreo a pedales durante una hora. Se alejaron bastante de la costa y comenzaron a jugar en el agua teniendo a mano siempre la embarcación. Diego Moreno, Elena Delgado, Rafael Domínguez y Paula Gómez disfrutaban del día de playa (se encontraban de vacaciones la segunda quincena de Agosto en esta localidad) cuando bajo sus piernas vieron una extraña e intensa luz, alertados el grupo de jóvenes subieron a la embarcación y desde ella contemplaron la superficie como había algo que se movía bajo ellos de gran tamaño y que según nuestros testigos no podía ser ni el reflejo del sol ni ningún buzo con equipo de iluminación. Aquel objeto iba y venía y pasaba una y otra vez bajo la embarcación de pedales asustando a nuestros testigos que vieron como esta extraña luz iba de un lado a otro, daba vueltas en torno a ellos y les acosaba. El susto concluyó cuando escucharon a una motora-zodiac de la Cruz Roja pidiéndoles que se acercaran a la línea de playa. En esos momentos la luz pareció esfumarse y concluyó el acoso a nuestros protagonistas. Al llegar a la playa pisaron tierra firme y dejaron el agua para otro día en el que tuvieran menos sobresaltos…”

El segundo encuentro se produjo en la localidad de La Jara, cerca de Chipiona y Sanlucar de Barrameda, sobre las 20´40 h, mismo día y mismo año: “En esta ocasión dos jóvenes que se encontraban paseando por la playa al atardecer vieron como una extraña esfera luminosa descendía lentamente y alternando sus colores al agua para sumergirse y bajo la superficie acuática comenzar a moverse en dirección diagonal mar adentro por Chipiona. Amparo y José Joaquín Hidalgo aún no saben que pudo ser aquello que viniendo del cielo se sumergió bajo el mar para dirigirse a algún punto oculto bajo aguas gaditanas… Dos nuevas pruebas de la real existencia bajo nuestras y en nuestras aguas del misterio de los OSNIs u Objetos Submarinos No Identificados”.

Posibles explicaciones

Dos observaciones de este mes de agosto de 2016 se producen poco tiempo después de haberse escuchado en la provincia de Cádiz el sonido del Tao, el sonido del ‘Hum’ y que parece estar relacionado con los movimientos sísmicos y terremotos en la zona, justamente en un punto donde el Instituto Geográfico Nacional a ubicado diferentes epicentros que han afectado a nuestras costas o las vecinas ciudades, en África, de Ceuta y Melilla.

Igualmente es una zona donde ha habido una gran actividad de maremotos, así Vicente Cantavella, del Servicio de Sismología del IGN, comentaba: “en la zona de Cádiz se pudieron producir otros cinco tsunamis de gran magnitud a lo largo de la historia. En el Mediterráneo también se han registrado tsunamis de menor intensidad en 1790, 1804, 1954, 1980 y 2003, generalmente provocados por terremotos en la costa de Argelia”, siendo Cádiz una de las zonas con más riesgos de sufrir las consecuencias de un tsunami.

Tal vez estas luces misteriosas que evolucionan de forma tan excepcional tenga alguna relación con la Naturaleza, con los movimientos de las placas tectónicas o bolsas de gases o, tal vez, pertenezca al reino de lo quimérico y de los Objetos Voladores No Identificados, en este caso de los OSNIS, toda una realidad por descubrir.

 

*Imagen del avistamiento OVNI en la Bahía de Cádiz el 6 de abril de 2014.