¿Esconde la Gran Pirámide de Keops en ‘el gran vacío’ un ‘trono de hierro’ para el tránsito del faraón al más allá?

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- La misteriosa “gran cámara” descubierta en la Gran Pirámide de Keops no deja de generar hipótesis de trabajo. Sus dimensiones -más de 30 metros de largo en el interior de la Gran Pirámide de Giza- hacen que se abra todo un abanico de dudas y enigmas en torno a su construcción. La última es la que indica que podría contener un “trono de hierro” hecho de metal extraterrestre, que habría sido obtenido de meteoritos.

Los arqueólogos que han apuntado esa posibilidad indican que este trono habría ayudado al Faraón al tránsito a la otra vida máxime cuando el material sobre el que está elaborado viene de “las estrellas”. Así los investigadores estudiaron un antiguo texto en el que se indica que el faraón, antes de alcanzar las estrellas del norte, debe pasar por las “puertas del cielo” o “puertas estelares” y tomar asiento en su “trono de hierro”.

La “gran Cámara” o “Gran Vacío” fue descubierta en noviembre de 2017, como parte del proyecto Scan Pyramids, dirigido por Mehdi Tayoubi del Hip.Institute de París y Kunihiro Morishima de la Universidad de Nagoya en Japón. Si bien siempre se dijo que dentro de la Gran Pirámide de Keops podría haber cámaras no descubiertas. Giulio Magli, Director del Departamento de Matemáticas y Profesor de Arqueoastronomía en el Politécnico de Milán, indica: “Hay una posible interpretación, que está en buen acuerdo con lo que sabemos sobre la religión funeraria egipcia, tal como se ve en los Textos de las Pirámides. En estos textos se dice que el faraón, antes de llegar a las estrellas del norte, tendrá que pasar las puertas del cielo y sentarse en su trono de hierro”, en cuanto a la función de “transporte al más allá” del trono.

No obstante Magli descartó la opción que la cavidad se diseñara para liberar el peso de la estructura:”La habitación recién descubierta no tiene la función práctica de liberar peso, porque el techo de la galería ya estaba construido con una técnica de ménsulas por esa misma razón”.

Sobre el trono Magli matizaba: “Por supuesto, no sería hierro derretido, sino hierro meteórico, es decir, caído del cielo en forma de meteoritos de hierro (distinguible debido al alto porcentaje de níquel) y nuevamente citado en los Textos”.

Los antiguos egipcios utilizaban el hierro contenido en los meteoritos para diseñar diferentes artilugios, como la daga de Tutankamón, con más 3.300 años de antigüedad y que recibió la denominación de “daga extraterrestre”.

El trono de la madre de Keops, la reina Hetepheres, reconstruida por la Universidad de Harvard, nos puede dar una idea de como sería, hipotéticamente, ese “trono de hierro” formado por una silla baja de madera de cubierta con láminas de oro y cerámica.