Un repartidor no le entrega un paquete a un catalán que se negó a hablar español


La negativa de un ciudadano catalán a traducir los números de su DNI al castellano, a petición de un repartidor que no le entendía, ha acabado derivando en un sinfín de reacciones y comentarios en las redes sociales, habitual escenario de unas y otras polémicas. El catalán se quedó sin recibir el paquete.

El vídeo del momento se ha hecho viral este martes. Y es que, al fin y al cabo, más allá de defensas de una u otra índole, no se entendieron dos personas que saben hablar el mismo idioma. Y ya se sabe, dos no se enfadan si uno no quiere.

La denuncia ha sido impulsada por un ciudadano de la localidad gerundense de Palafrugell, que ha publicado en sus redes sociales el vídeo de lo ocurrido con el repartidor. Las imágenes han sido captadas por una cámara instalada en la entrada de la casa del cliente.

A lo largo del vídeo grabado por una cámara de seguridad se puede observar como el repartidor de la empresa GLS acude a un domicilio particular en la provincia de Gerona.

El repartidor, de cara a entregar el paquete en cuestión, le pide al cliente, como habrá hecho cientos de veces, el número de DNI. El cliente responde en catalán. En un primer momento el repartidor toma nota, pero no entiende alguna de las cifras y pide al cliente que le repita el número completo en español.

El cliente, con pinta de no querer decir en español ni un solo número, se niega. El repartidor decide entonces que no tiene más remedio que darse media vuelta con el paquete y marcar que ha sido rechazado.

El hombre que sólo quiere hablar catalán ha compartido el vídeo en sus redes sociales. Considera que ha sido «víctima de un robo». Y las reacciones, como se puede imaginar, no cesan pese a que los hechos fueron hechos públicos el pasado 29 de noviembre.