Extramuros y la construcción de la Iglesia de San José

iglesia-san-jose
Iglesia de San José, con una valla y arboleda

 

CÁDIZDIRECTO.- Conocemos la situación del barrio llamado de Extramuros o Puertas de Tierra, por toda la cartografía existente en diversos archivos, como el Archives du Genre de Chateau de Vicennes, o el Archivo de la Rue Bellechasse en Paris, entre los que destacamos el Atlas de Massé, ingeniero militar durante la Guerra de Sucesión.

En los planos de Massé aparecen los antiguos caminos entre San Fernando y Cádiz, pudiendo observar una estructura semi-urbana, ocupada por huertas y casas que llegaban hasta la propia iglesia de San José.

Ya hacia final de siglo los mismos planos nos muestran el aumento de huertas y de edificaciones, y según nos cuenta el Padrón de Habitantes de 1773, ya disponen de una Comisaría, y un Regidor.

Los extramuros  de la ciudad poseían una singularidad respecto al resto de la ciudad al ser un espacio abierto.

 

plano-puerta-tierra
Plano de 1757 desde el frente de Puerta Tierra a Puntales. Fuente: Henrique Le Gallois de Guimarest

 

 

En total contaba con 218 casas y 240 vecinos,   12 tiendas de comestibles, 21 de bebidas, 2 de abacerías, 2 puestos de frutas, 4 almacenes de puestos navales, 3 fabricas de curtidos, 2 de licores, 1 de almidón, 2 alfarerías, 1 almacén de madera, 3 de duelos, 5 depósitos de vinos, 2 de hornos, 2 molinos harineros, 3 tonelerías, 1 tienda de tornero, 1 posada, 3 paradores, 1 herrería, 1 almacén de corchos y otro de carbón piedra. Y hasta un castillo y fortaleza con su tropa.

Pero el salto de zona semiurbana a urbana la toman los extramuros de Cádiz con la construcción en 1787 de la Iglesia de San José.

Ya desde 1763 el vecindario solicitó la construcción de una ermita, ya que la distancia hasta la de San Roque, situada en las Puertas de Tierra para acudir a las misas, dificultaba el regreso al encontrase las puertas de la ciudad cerradas.

Al quedar esta Ermita destruida en 1758, y se decide lo siguiente :

“para recuperar el culto a San Roque, el regidor Francisco Huarte reclama a la Junta 4.000 ps. en concepto de compensación por la demolición de su capilla, propiedad del Cabildo, a fin de comprar una capilla en la nueva parroquia de san José que se empezara a construir en extramuros, donde se colocara la imagen del santo”

En los extramuros de la ciudad existía una antigua ermita fundada por el Capitán Cristóbal de Rojas. Y es entonces, cuando a iniciativa del obispo José Escalzo y Miguel, se construye  la actual Iglesia de San José.

El proyecto de la Iglesia fue realizado por el maestro arquitecto Torcuato Benjumeda:

“ como maestro de arquitectura, empleado al presente en la construcción de la Iglesia Parroquial del Sr.Sn.Jph. situada en el retamal de Puerta de Tierra, digo: que es una fabrica cuadrilonga de tres naves, de orden iónico, de 120 pies de largo, de 60 de ancho, con 54 de alto por el cuerpo de la iglesia, con cruzero, cuerpo de luces, media naranja, y linterna, cuya fabrica, se halla quasi toda cubierta con sus bobedas, y arcas por dentro, y por fuera, cogidas las aguas, y concluido su exterior; solo falta acavar el cuerpo de luces, y media naranja, con lo que queda enteramente cubierta la Iglesia. Y por dentro resta blanquear las capillas, y pilares, y arreglar el pavimento con la correspondiente solería; y de este modo queda acabada Q. es cuanto puedo, y debo informar”.

Cádiz y febrero 13, de 1786. TORQUATO BENJUMEDA.

Y es a partir de la construcción de la Iglesia cuando se intensifican las solicitudes para establecerse fuera de la ciudad.

Empezando por la propia Iglesia de San José, ya que solicita la compra de varios terrenos para fines de enterramiento. Hasta entonces se usaba el cementerio de la propia parroquia, se le empezaron a añadir tierras contiguas, pero seguía siendo insuficiente.

Pero el proyecto de paraliza ya que entra en vigor la Real Órden de 3 de abril de 1787, con la prohibición de más enterramientos en intramuros, causa entre otras, que se empiece a construir el Cementerio de la ciudad en esta zona.