Fenómenos paranormales y fantasmas en el Hospital Virgen Macarena

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Suelen ser los hospitales lugares que nos producen cierta desazón y en los cuales suelen registrarse un número indeterminado de hechos que sorprende a sus protagonistas y que, en muchos casos, pasa a ser un recuerdo intencionadamente olvidado y silenciado.

En ocasiones es mismo silencio se ve roto por que se dan las circunstancias para que la persona que ha tenido la experiencia se desahogue y hable de una vivencia que recordará por el resto de su vida. Es el caso de nuestro protagonista que contactó con mi persona durante una visita misteriosa por las calles de Sevilla. Quería saber si había información sobre fenómenos extraños en el interior del Hospital Virgen Macarena y, algunos de ellos, son hasta públicos como ocurre con el caso que se emitió en ‘Cuarto Milenio’ en el interior del Policlínico y que previamente era muy conocido antes de salir en el programa televisivo de Iker Jiménez.

Aquel hombre se me acercó temeroso y quiso contarme su experiencia, con toda la subjetividad y objetividad que conlleva. Él pertenecía al equipo médico: “era las dos y algo de la mañana, estábamos en la 7B, en una parte que le decimos “Nefre” -de nefrología-, en esta zona hay un acceso de puertas cómo las que me has descrito en tu relato y fue ahí donde acompañado por otro médico pudimos ver, tras sortear la puerta una especie de forma negra que se desplazaba por el pasillo flotando a unos centímetros del suelo”.

El impacto que causó en los testigos fue brutal, una especie de silueta sombría, de un metro sesenta de estatura que levitaba por el pasillo y que desapareció tras unos segundos de estar a la vista de estas víctimas del misterio. Ambos se miraron y se preguntaron: “¿Tú has visto lo mismo que yo?”. Lo interesante es que hablaron de ello con el resto de compañeros y muchos de ellos habían tenido experiencias similares.

Ha pasado el tiempo desde esta vivencia pero nuestro testigo seguía teniendo un vivo recuerdo de la misma y quiso añadir: “el personal de esta zona estuvo con el come-come de esta aparición por lo menos dos meses, hasta que se fue olvidando”.

¿Sugestión, cansancio, miedo, espejismo o realidad? No es voluntad de asustar a nadie, y menos en un hospital, sólo de ser cronista de la realidad que narran los testigos. Un centro, el Hospital Virgen Macarena, donde no es la primera vez que se registran incidentes de este tipo para asombro, temor y sorpresa de las personas que trabajan en su interior.