Gustavo Adolfo y Valeriano Bécquer, aniversario de la llegada de sus restos a Sevilla

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Un 11 de abril de 1913, recorría Sevilla un cortejo fúnebre que terminaría llegando a la Iglesia de la Anunciación, en cuya cripta fueron depositadas las dos urnas, allí estaban los restos de los hermanos Bécquer.

Fueron enterrados en el mismo nicho, fallecieron en 1870 con pocos meses de diferencia, primero fue Valeriano y después Gustavo Adolfo. Sería en 1884 cuando la Sociedad Económica de Amigos del País, encabezada por José Gestoso quién haría la primera petición de traslado de los restos la ciudad que los vio nacer.

En 1912 se aprueba que Valeriano estuviera junto a su hermano llegando a la iglesia de San Vicente y fueron depositados en la capilla de las Siete Palabras la noche del 10 de abril de 1913.

En los periódicos salió una esquela en la que se podía leer:”El transporte de los restos de tan esclarecidos sevillanos desde la estación de la Plaza de Armas a la iglesia de la Universidad Literaria tendrá lugar hoy jueves 10 del corriente a las tres de la tarde, procediéndose acto seguido a dar a los mismos cristiana sepultura en la cripta de dicha iglesia. Las reales academias sevillanas de Buenas Letras y de Bellas Artes ruegan al pueblo de Sevilla encomiende a Dios nuestro señor las almas de los finados y asista a la traslación y sepelio de sus restos”.

Valeriano y Gustavo Adolfo Bécquer, dos hijos de Sevilla parte de nuestra Historia.