Hallan en Jerusalén una representación del dios egipcio Bes, origen del nombre de Ibiza

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Un importante hallazgo arqueológico se ha descubierto en el transcurso de unas excavaciones en la zona del Parking Givati en la Ciudad de David en Jerusalén. En esta ocasión se trata de un fragmento de cerámica con el rostro del dios egipcio Bes.

Este trozo de cerámica se encontró entre diversos fragmentos de cerámica del período persa, fechado entre el siglo IV y V a.C., es un rostro en el que destacan lo ojos saltones del dios Bes que además es tallado como “una figura enana, regordeta y barbuda, y con la lengua fuera”.

Hay pocas dudas en cuanto a su identificación por lo que se ha etiquetado correctamente a este dios que era el protector de los hogares -con especial predominio en el periodo del alumbramiento, del parto- y de los pequeños de la casa, de los niños. También se derivó a ser defensor de la bondad, del baile y la música.

Se ponía como un adorno en las casas o se llevaba como un amuleto, sus rasgos eran sinónimo de alegría, ahuyentaba las malas energías con su rostro y su semblante cómico, además tenía “alter ego” que era Beset, su contrapunto femenino.

Es la primera vez que se ha hallado un trozo de cerámica de estas características en esta zona, así es posible que se asimilara a este dios como protector, sobre todo por la influencia fenicia en la zona. En otros puntos como Susa o Persépolis se encontraron restos de características análogos, posiblemente Bes fue llevado a Persia por el comercio y las caravanas artesanas que provenían de Egipto.

En el oasis de Bahariya (Egipto) se encontró una figura con rasgos similares a Bes, en este mismo lugar había un templo dedicado a su figura, igualmente en la tumba de Tutankamón se halló una imagen de Bes, debía proteger al faraón en su sueño eterno.

Este dios se relaciona con un punto muy turístico de España, fueron los fenicios los que fundaron un asentamiento en la isla de Bes en el siglo VII a.C., la latinización del Imperio Romano la hicieron llamarse Ebusus, y hoy es Ibiza.