“Cádiz es una ciudad donde los niños son víctimas de adoctrinamiento escolar por parte de Kichi, lobbies LGTBI y la APDHA”

CÁDIZDIRECTO.La Plataforma acTÚa FAMILIA activa estos días en Andalucía la Campaña #AmisHijosLosEducoYo, dando comienzo en Cádiz, “por ser una ciudad donde los niños son especialmente víctimas de adoctrinamiento escolar, por parte de los talleres municipales de Kichi y de los distintos lobbies LGTBI como Arcoiris, e incluso de forma tamizada y engañosa por parte de la APDHA (Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía)”, según declara el portavoz.

En esta campaña se dará información sobre el pin parental y se distribuirán ejemplares del mismo, en sintonía con la campaña “Mis Hijos mi Decisión”, de la asociación madrileña HazteOir.org.

Pedro Mejías, portavoz de Hazte Oír, dice que “el Pin Parental es el mejor instrumento para asegurarnos a los padres que en el colegio no darán a nuestros hijos contenidos que podemos no desear, que pueden no estar de acuerdo con nuestras convicciones. En definitiva, es una llave para la auténtica libertad educativa, una herramienta para conocer qué se imparte en la escuela, y que garantiza el derecho que tenemos de educar moralmente a nuestros hijos, tal y como ampara la Constitución en su artículo 27.3”.

Pedro Mejías añade que “hemos comenzado una campaña on line de recogida de firmas, a través de CitizenGo, que pide al Consejero de la Junta, Javier Imbroda, que implemente en Andalucía el Pin Parental, como lo están haciendo nuestros vecinos de Murcia”. “Esperamos recibir muchas firmas de ciudadanos activos y de los padres preocupados por la educación de sus hijos, y poder ir pronto a presentárselas al consejero, que tan buen talante ha demostrado en otras ocasiones”, concluye Mejías.

¿Qué es el pin parental?

El término es el que ha acuñado Vox para definir “una solicitud que va dirigida a los directores de los centros educativos” para informar a los padres “a través de una autorización expresa” sobre “cualquier materia, charla, taller o actividad que afecte a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad, que puedan resultar intrusivos para la conciencia y la intimidad” de los menores.