Cómo son los Acuario Hombre y Mujer en el Amor

Acuario Hombre y Mujer

Características y Personalidad

Los signos del zodiaco sirven para establecer las analogías que tienen muchas personas con otras, los sutiles lazos de haber nacido bajo una misma fecha y ser designados por las características que el horóscopo nos reserva. ¿Casualidad? No lo parece, hay una magia muy especial que define a todos.

Para saber cómo son los Acuario en el amor, tanto si es hombre o mujer, debemos conocer un poco mejor como son y saber que se trata del undécimo signo zodiacal, para todos aquellos que hayan nacido entre el 20 de enero y el 18 de febrero. Tienen como símbolo una persona que porta una jarra de agua pues es el portador de la misma.

Lo primero que debemos saber es que son tremendamente humanitarios pero, por el contrario, manifiestan muchas veces una incomprensible apatía, se pueden conmover, se les puede remover las entrañas, pueden activar esa parte dentro de sí que les lleve a la acción pero luego, no se mueven y se pierden en “el quiero y no puedo” o el “puedo y no quiero”, pero es por dejadez en la mayoría de las ocasiones.

Son muy sensibles y lo manifiestan con acciones en las que se conmueven y pueden llegar a tener el corazón en un puño viendo determinadas imágenes o hablando con las personas, también esta sensibilidad les hace vulnerables, un sentimiento que no quieren tener en torno a sí pues saben que es un punto débil, algo que les hace flaquear.

El acuario en el amor son cuidadosos de no mostrarlo públicamente y de parecer todo lo contrario aunque por dentro lata un corazón al que le afecta todo lo que le ocurre o sucede a su alrededor.

El Hombre Acuario en el Amor

Por lo general gustan de la soledad, aman estar tranquilos, relajados, sin que nadie les moleste, tener su espacio y que ese espacio sea duradero en el tiempo; cuando salen están rodeados de amigos o conocidos pero puede llegar a sentirse mejor sólo, es una forma de ser.

En el amor son retraídos y necesitan que sea la otra persona quien lleve la iniciativa en un primer momento aunque cuando se lanzan son imparables.

 

Una característica muy acusada es que son inquisitivos, son curiosos y les gusta llegar al fondo de las cosas, saber las razones. Los acuarianos son gente que no despiertan simpatías entre aquellos que los conocen y es por qué unos tienen más desarrolladas algunas de estas cualidades que otros, si son las negativas –aunque no las demuestren- aquellos que tienen un sexto sentido para las relaciones los repelerán y esperarán a que se muestren tal y como son. Si son las cualidades más blandas serán aquellos que resultan más atrayentes y todos querrán estar con ellos.

Son obstinados, si se empecinan en algo lo quiere, tiene su propia ideología, se hacen su propio mundo de las cosas y pueden ser muy obtusos, demasiado. Pueden llegarse a creer su propia verdad y esto hace que crean que lo que dicen es lo verdadero, se puede aplicar aquello de “se creen su propia mentira”.

Son buenos comunicadores, pueden parecer “vendedores de serpientes”, pero son así, muy charlatanes, a veces en exceso contando aquello que no deben y que se tiene para un ámbito más reservado, más familiar o más íntimo.

Son malos guardando secretos por lo que debe cuidarse mucho de enterarse de algo y no compartirlo. Esto les trae muchos quebraderos de cabeza pues algunos acuarios no pueden tener la boca cerrada y, claro, se les acaba cogiendo en más de una mentira que usan para cubrirse y no ser descubiertos con lo que quedan bastante peor y no invitan a la confianza.

Como no podía ser de otra forma son un signo de agua y esto hace que perciban la realidad de una forma muy diferente a como otros lo ven, son concienzudos, muy pensadores, tienen un gran énfasis en lo que hace y la intelectualidad puede asaltarles, pero por regla general son más prácticos y lo aplican en pro de un objetivo a conseguir.

Aprenden muy rápido, son listos/as, tienen control sobre las situaciones aunque en ocasiones se les vaya un poco la mano o la cabeza y se descontrolen. Puede resultar paradójico que el hombre acuario aunque sean muy comunicativos pueden resultar poco habladores, aunque una vez que entablan conversación y cogen confianza muestran esa otra parte de sí.

Son muy inteligentes, aquello de “de tontos ni tienen un pelo” se les puede aplicar aunque hay veces que prefieren parecerlo para no desvelar sus cartas. Saben cómo funciona la vida y por donde te puede llevar por lo que prefieren aplicar esa inteligencia en prever situaciones y reconocer los peligros cuando se aproximan.

La Mujer Acuario

Les gusta innovar, son creativas y se les puede dar bien las manualidades y el dibujo –pero puede haber excepciones-, tienen y quieren emplear ideas y cosas que piensas, a veces demasiado idealistas pero por intentarlo que no quede. Siempre buscan una fuente de inspiración, una musa o una figura masculina que les haga saltar.

La espontaneidad es otro rasgo definitorio de la mujer acuario, puede desarmarte con una sola palabra, con una mirada o un gesto, para bien o para mal. No son de pensar las cosas demasiado y reaccionan con rapidez en los momentos justos, son instintivos y por ello se atienen a las consecuencias que pudiera derivarse de todo ello.

La honestidad es otro rasgo muy de ellos/as, siempre procuran estar alineados con lo que considera la verdad, su verdad, bajo su prisma; son muy trabajadores y leales con aquellos que consideran que no les han fallado pero, mucho cuidado, pueden estar equivocados y ser injustos con personas que los han tratado de ayudar y orientar.

En el amor y en la alcoba pueden resultar bastantes salvajes, hasta ser sorprendentes por peticiones y prácticas no comunes. Se dejan llevar por el deseo, por la pasión, pero se pueden cegar y ser desagradables. Si se les sabe llevar pueden ser los/las amantes perfectos/as.

Pueden actuar de forma independiente, creyéndose que, aunque vivan en pareja, siguen solos y no tienen en cuenta la otra opinión, esto puede ser molesto pero no lo hacen con mala intención, sólo se olvidan, por un momento que no deben actuar en solitario. La cordialidad, el buen trato puede chocar con lo desinhibidos que resultan, algo pasotas, algo independientes pero con alma de niño chico que necesita de atenciones de los demás.