Piscis: Personalidad, Virtudes, Cualidades, Defectos y Debilidades

Amor

Es un signo de agua y son personas que, como tales, son especialmente sensibles y calientes, en su forma de ser y de actuar, aunque traten de ser ponderados y sabedores de sus defectos y sus virtudes.

Tienen como planetas regentes a Neptuno y a Júpiter y como todas las personas que tienen dos planetas que les influencias tenemos dos personalidades diferentes, dos formas de ser bien marcadas y que, muchas veces, es como si fueran dos personas distintas.

Están siempre prestas a ayudar a los demás, a poder servir, pero cuidado, son de lengua afilada, lo cual se puede considerar un defecto, pero tienen debilidad por aquellos que necesitan de su apoyo.

Una gran cualidad es que son personas abnegadas, con un gran espíritu de sacrificio, altruistas pues no piden nada a cambio de su ayuda y el estar cuando se le necesita, son sensibles y emocionales.

Por el contrario, pueden ser bastante ambiguos, crédulos en muchas cosas que se les dice, despistados, aunque también indulgentes y saben perdonar, aunque a ellos les cueste reconocer sus errores.

Como colores preferidos tienen al azul y al verde, aunque los tonos cálidos también le resultan muy gratos. Piscis es una especial de crisol de muchas características de otros signos zodiacales pues es muy amoldable y siempre trata de ajustarse a los demás.

Son muy enigmáticos los nacidos bajo el signo de piscis y les gustan saber los secretos de los demás pero que no se conozcan los suyos, ello denota curiosidad y también hermetismo, aunque es de “lengua” fácil y eso le traiciona.

Personalidad de Piscis

En ellos, por la influencia de los dos planetas, encontramos que son personas en los que podemos establecer dos tipos diferenciados:

La primera forma de Piscis es aquella que tiene un defecto acusado, que son irresponsables, viven en su mundo, tienden a los celos y la negatividad.

La segunda parte es aquella en la que es más sabio, con la gran virtud de estar dispuesto siempre a tender la mano, a ayudar, tiene muy alto concepto de la piedad y son dicharacheros, simpáticos, graciosos, tienen un amplio sentido del humor.

En familia tienen una gran personalidad, instinto de protección, caritativos con los demás, emocionalmente se puede despreocupar en muchas ocasiones, aunque preste atención a los suyos.

Se suelen relacionar con las personas de su entorno, pero tienen el defecto de meterse en la vida de los demás de donde salen escaldados.

El símbolo de Piscis son dos peces que nadan opuestamente unidos por un hilo, lo que se manifiesta del mismo es que son contradictorios, que pueden nadar en contra de lo que desean, rechazan aquello que realmente quieren.

Les llama la atención lo difícil, lo complicado, y esto que podría considerarse una virtud, los piscis lo suelen llevar hasta el extremo y pasa a ser un defecto en ellos.

Virtudes de Piscis

Son personas que son altamente intuitivas y muy perceptivas, son de los que no se suelen equivocar con la gente y teme ese “don” especial de “calar” a los demás, aunque a él/ella también se les “cale”.

Huyen de responsabilidades mayores y son simpáticos y fiesteros. Siempre tratan de estar en contacto con el subconsciente colectivo, conecta bien con un grupo, con las personas, capta todo con rapidez, con velocidad, es vivo/a, despierto, y usa esa cualidad a su favor sabiendo que puede ser útil y hacer un bien a los demás.

Otra virtud a tener en cuenta es que son muy sensibles, se emocionan, absorben las energías que están en torno a ellos y se relacionan bien en determinados ambientes.

Reacciona ante los ataques de los demás de forma feroz, desmedida, es manipulable por personalidades más estrategas que él y puede defender una bandera que no le corresponde. Se esfuerza y es trabajadora, aunque se deje llevar por la apatía.

Tienen una enorme imaginación y no suelen desconectar y dejar de pensar en como mejorar las situaciones que les rodean. Esta es una gran cualidad de los piscis y que no es frecuente en otros signos del zodiaco.

Debilidades de Piscis

Demasiado directos cuando dicen las cosas, aunque no tengan un límite en su brusquedad y eso que es un aparente debilidad puede ser una virtud pues dicen las cosas a la cara.

Normalmente dicen no temer a las consecuencias de sus actos, pero, por el contrario, es algo que le preocupa y no quiere reaccionar ante ello ni asumir sus responsabilidades.

No soportan ver injusticias y esto hace de piscis una persona débil a la que le cuesta comprender que el por si solo no puede cambiar el mundo.

Se cargan con problemas ajenos y hasta lo hacen suyos y son embriagados de sentimientos que no les corresponden. Tienen un gran corazón, pero les traiciona su propia forma de ser.

Defectos de Piscis

Suceden cosas a su alrededor que son importantes y ellos parecen estar ajenos a todo. Tienen dificultades para concentrarse y su naturaleza es pasiva.

Aunque no son personas ambiciosas siempre quieren un poco más, siempre quieren ir más allá y eso les hace ser desmedido y no calcular bien sus posibilidades. No sienten apego y son capaces de cerrar una etapa, laboral o sentimental, de años, de repente y sin parpadear.

El Piscis tiene muchos miedos y temores, eso le hace estancarse y no evolucionar. Todo ello unido se puede considerar un gran defecto.

Luego son celosos como pocos y con un alto grado de victimismo, susceptibles. Dormilonas/es, indecisos e inseguros, necesitan alguien dominante al lado que refuerce sus ideas o alinearse con otros pensamientos.

Los Piscis suelen ser personas que es mejor tenerlas a favor que en contra, se pierden en sus propios miedos y pensamientos, son desorganizado y precisan de esa mano que los oriente pero no los domine.

La vida en pareja con ellos puede pasar de ser el Paraíso a un infierno y viceversa, son pocos disciplinados y eso hace que sean especialmente confusos, pero su personalidad es la que es.

Como cualquier otro signo del horóscopo, los piscis tienen sus virtudes y sus defectos, pero con cualidades dignas de mención y que deben de ser tenidas en cuenta a la hora de evaluarlos en conjunto.

Son, en suma, personas que se necesita un tiempo para conocerlas, para saber de su naturaleza, pero, con ese mismo tiempo, se descubren que merecen la pena si se les entiende y se les sabe llevar.