Compatibilidad entre Géminis y Escorpio en el Amor

Géminis y Escorpio

Nos encontramos ante lo que podría ser una de las combinaciones más controvertidas del zodiaco, tienen diferente carácter, mientras que uno es todo un experto en pasiones el otro es más de enfriar relaciones, esto puede ser realmente llamativo y más si llegan a un entendimiento.

La compatibilidad entre Géminis y Escorpio en el amor no es difícil, la mente analítica del primero choca con los impulsos del segundo, personalidades que pueden ser dispares y que huyen, de qué forma, de todo lo que pueda considerarse como algo que, sin entenderlo, pueda resultar tóxico o pueda influir negativo.

El nacido bajo el signo del horóscopo escorpio hará todo lo posible por qué ambos vivan de forma intensa, es su forma de ser, desprende calor, es una llama que arde y que invita a vivir esos momentos que propone y que no todos están dispuestos.

 

En este ámbito se puede dar el caso que se asuste ante la propuesta del último, con el paso y las consecuencias que puede tener.

El Escorpio no es alguien que sea sencillo de convencer, todo lo contrario, es muy juicioso pero también muy obstinado, muy perspicaz y, sobre todo, se rige por el ardor del momento, esa impulsividad puede ser tan negativa como positiva pero siempre lo construye, siempre edifica una mar de sensaciones que quién conecta con él logra un grado de sentirse completo muy importante.

La capacidad evasiva de Géminis será un factor determinante, sobre todo por qué es una forma de evitar las propuestas de su pareja –sentimental, laboral o familiar-, le asusta sobre todo por qué sabe que puede ir en serio…

En el amor es igual de desestabilizante, al geminiano, quiere controlar su vida y cualquier cosa que le haga descontrolarse un poco lo pone nervioso y si no lo ve claro procurará apartar a esa persona, enterrarla, olvidarla, aunque en su interior el recuerdo siempre permanecerá vivo y es mayor el daño que esto le puede ser.

Los enfados con ellos pueden ser definitivos, tanto que puede tirar por la borda años de una relación sólo por ese miedo que tiene, asume las tristezas y las alegrías pero las segundas se olvidan rápido y las primeras pueden ser determinantes.

Hay que tener cuidado con todo ello pues en las relaciones amorosas pueden pasar de la pasión al drama y los escorpiones son más de pasiones intensas y amar incondicionalmente.

 

Estos últimos se manejan extraordinariamente en ese ámbito, dominan de forma inigualable la estrategia de la vida  y del amor y no tienen miedo en perder a la pareja por mostrar esa emoción, confían en que sabrá compartirla. No hay un signo más profundo, en ese sentido, que este.

Una parte de ellos puede sentir celos al pensar en situaciones que, es posible, que nunca se den pero que les afecta. No es el miedo, es el paso a perder lo que se tiene y poco lo que se ha luchado tanto.

En la amistad nos encontramos que todo es un poco más fácil, al no existir ese vínculo pueden darse las condiciones perfectas para que uno y otro puedan ser más ellos, más como son, su personalidad real, aquella que muestran a poco y que en las amistades es más visible.

Una cosa si se pone de manifiesto y esa son las emociones que pueden llegar a derrocharse, sigue siendo ese grado intenso de poder perpetuar mil sentimientos, en diferentes órdenes, y que no hacen más que dar color a la vida; cuidado por qué podrían llegar las reclamaciones y hasta todo lo que son conspiraciones por pensar lo que realmente no es.

Mujer Géminis y Hombre Escorpio

Los hombres Escorpio son realmente curiosos por qué le gusta los juegos mentales, aquello que provoca emociones, es como estar en una montaña rusa que se pasa de la tranquilidad a la tormenta más intensa y para lo que hay que estar preparado o se corre el riesgo de sucumbir ante la presión que imprimen que es muy alta.

La mujer Géminis es más afable, más suyo, más de estar tranquilo, sin desórdenes, sin que haya barreras o se pueda poner un juego mental de manifiesto. No son compatibles en muchos sentidos y repelerá lo que se le ofrece pues le da miedo.

Para colmo la otra parte es menos contemplativa y exige un precio en el amor y en la amistad, la reciprocidad que no siempre obtiene.

En materia laboral nos encontramos que el primero de ellos precisa de concentración, esfuerzo, tiempo y con ello hacen la tarea lo mejor posible y saben que podrán cumplir sus objetivos. Lo tienen todo para triunfar y ese triunfo pasa siempre por tratar de conseguir lo mejor en el menor tiempo posible, si lo logran habrán conseguido algo importante: la efectividad que tanto ansían.

Grandes trabajadores ambos, tanto individualmente como colectivamente, muy valorados pues saben hacer equipo y la misma pasión que aplican a la vida la ponen en cada acción diaria, incluido en el trabajo por lo que es muy intenso también en esta campo.

Tal torrente de fijación y remar por conseguir una meta les lleva a tener bajadas emocionales que pueden ser muy importantes, que les afectan de forma terrible en la vida y que les pasa factura rompiéndose, buen a nivel sentimental o físico con problemas digestivos y análogos.

En el plano familiar es igualmente importante saber que tienen perspectivas diferentes… Uno ve como vital estar cerca de la familia, es una parte importante para ellos, es su centro, su mundo, su hogar, el eje donde ha concentrado buena parte de lo que es y también de lo que se ha preocupado en edificar.

El primero es más desligado, y prefiere estar lejos de ese aspecto, asume y respeta todo lo que puede ser ese clima familiar pero no está en ellos, cree que se limita la independencia de cada uno y como nativo del signo de los gemelos da origen las dudas que le lleva que es mejor no implicarse.

Si vencen las taras que entre ambos hay y pierden el miedo a la pasión o a la pérdida de independencia lograrán congeniar, otra cosa será estar juntos para siempre.

¿Son Compatibles en la Cama?

Géminis y Escorpio son dos signos del zodiaco que se pueden complementar bien en la cama. Ello es debido a que la creatividad del primero acompaña a la curiosidad del segundo signo.

Da igual en este caso que uno sea hombre y la otra mujer. Es indiferente. Ahora bien, la atracción física debe existir puesto que no porque dos signos sean compatibles signifiquen que vayan a tener relaciones.