Compatibilidad del Hombre Sagitario y Mujer Aries en la Cama y el Amor

compatibilidad

La primera característica de la pareja formada por estos signos es que sus elementos dominantes son el mismo, el fuego. Esto es sinónimo de una afinidad inequívoca que existe entre ellos.

Puede decirse que tanto la mujer Aries como el hombre Sagitario cuentan claramente con la opción del amor a primera vista. Tienen de origen, las claves para hacer feliz a su compañero de aventuras amorosas.

Esto no significa que no vayan a surgir problemas como a cualquier otra pareja o relación amorosa, pero la sabrán superar sin tantos problemas como otros signos del zodiaco.

Compatibilidad mujer Aries y hombre Sagitario en la cama

Los encuentros eróticos entre la mujer Aries y el hombre Sagitario pueden alcanzar cotas distintas.

Para ella, el cuerpo y la piel son partes fundamentales de su existencia. No puede vivir sin el contacto de los cuerpos. En la ocasión que haga falta, es capaz de llegar a pedir abiertamente, meterse en la cama con su hombre.

Ellos son menos expresivos, pero no menos intensos, saben dar y darse para lograr la satisfacción del otro propio cuerpo y del propio.

Llegado el momento del encuentro erótico, sus juegos preliminares tienen una función extremadamente importante, son el imprescindible preludio para una vinculación que puede ser salvaje.

El fuego de la mujer Aries invoca la fuerza de Sagitario, ambos se juntarán con un ímpetu desbordante que puede hacer temblar las paredes de su habitación. Juntos son capaces de agotar la noche, al mismo ritmo que van menguando sus fuerzas hasta quedar rendidos.

Ambos suelen disfrutar de nuevas posiciones en la cama y también les gusta inventar más allá de todo lo conocido, aunque en la práctica, no se pueda.

La imaginación juega un papel trascendental en sus relaciones más íntimas, les divierte imaginar encuentros imposibles, en lugares imposibles.

El hombre Sagitario y mujer Aries en la cama se estimulan mutuamente, tanto por su deseo como por la imaginación que suelen mostrar en la intimidad.

Compatibilidad en el amor

Las personas de estos horóscopos son profundamente apasionadas y saben darse con la intensidad propia del fuego que todo lo arrasa.

La fidelidad y la lealtad están inscritas en los astros que los rigen, Sagitario siente devoción por Aries y se la deja ver en cada instante. Ninguno teme a nada cuando se trata de la pareja, suelen ser impulsivos y decididos en igual medida. Este otro elemento de afinidad hace que su relación se fortalezca con cada día que pasa.

Por su lado, la mujer Aries admira y ama la disposición de ánimo del hombre Sagitario para perseguir y conseguir lo que le interesa.

Saben bien que cuando ese objetivo se convierte en su norte, intenta alcanzarlo hasta que no puede más. Esta vehemencia de Sagitario es lo que más seduce a Aries, ella por su parte, hará todos los intentos de ponerse en su camino para facilitar su feliz encuentro.

El hombre comprende que, al conseguirse y juntarse, tendrán todas las posibilidades de alcanzar la felicidad mucho más temprano que tarde.

Sagitario se siente complacido con el carácter atrevido y gozoso de la mujer Aries, le fascina su seguridad y su dosis de locura.

La mira y escucha con toda la seriedad de cada caso y puede seguirle la corriente sin que le pese en lo más mínimo. Él tiene bien claro que todo gesto está dirigido a la tarea de ser felices.

En todo momento y circunstancia la mujer Aries jamás se intimida, tampoco retrocede, está más que segura de sí misma.

Todavía hay más, se sabe apoyada y acompañada, sabe que nunca estará sola en su locura.

Sagitario es un sujeto que mantiene su honestidad en toda ocasión. Pero en algunos momentos tendrá que ser prudente, para no herir los sentimientos de esa mujer que ya ama. No es que vaya a perderla, el solo herirla es suficientemente doloroso.

Aries es temperamental e impulsiva y pudiese reaccionar de manera agresiva ante cualquier desencuentro. Si se equivoca, no pide disculpas, solo cambia su tono y actitud y sigue siendo ella, como si nada hubiese pasado y esto es de agradecer.