¿El horóscopo puede determinar la enfermedad a la que serás más propenso?

Rueda zodiacal

¿Cree en los horóscopos? ¿Cree que el destino está escrito y que éste puede ser determinado por una persona que sepa interpretarlo? Si es así puede que le sorprenda el estudio de Nicholas Tatonetti, del departamento de informática Biomédica de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos.

Así el profesor ha obtenido unos resultado que indican a que enfermedad puedes ser más propenso en función del mes en el que se nace, lo cual lo relaciona con el horóscopo de cada uno.

No tenía tal intención pero el nacer o no en un mes hace que haya una diferencia definitoria entre las personas: su signo zodiacal “pero sí pensé que quizás iba a hacer volar la imaginación de la gente“.

Tatonetti decía: “Quienes nacieron al final del otoño y principios del invierno, tenían más posibilidades de sufrir infecciones respiratorias, de desarrollar TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad)”.

“Aquellos que nacieron al final del invierno y principios de la primavera, sufrían más comúnmente enfermedades como fibrilación auricular (la más frecuente de las arritmias cardíacas), arterioesclerosis coronaria, hipertensión e insuficiencia cardíaca”. En general el estudio indicó que la gente que nace en mayo tiene el menor riesgo de enfermedad, y los de octubre, el más alto.

Patrick Wolf, director del Big Data Institute, de University College de Londres, afirmaba: “”Debemos recordar que ese problema siempre está al acecho cuando tomamos un conjunto realmente mayúsculo de datos y hacemos muchas, muchas preguntas. Creo que en este caso, los autores hicieron un buen trabajo y relataron muy bien cómo procedieron. Es bueno ver una de las primeras publicaciones sobre el valor de esas cantidades masivas de historiales médicos electrónicos en el que los autores han sido muy cuidadosos”.

Si se nace entre julio y octubre se corre más riesgos de padecer asma,todo depende, obviamente, de factores ambientales, entre otros datos.

“La meta general de esta investigación es identificar los mecanismos para que podamos hacer recomendaciones a los pacientes respecto a su estilo de vida. Sabemos por ejemplo que la vitamina D cambia a lo largo del año, así que si vives en un área con baja exposición a esa vitamina, podrías tomar un suplemento. Ese es el tipo de cosas que esperamos poder decir. En este punto, el riesgo que encontramos no es tan grande como para preocuparse. En general, todo se puede superar con dieta y ejercicio”, concluye Tatonetti.