Impostores que pasaron a la Historia del siglo XX

El timo musical llamado Milli Vanilli
El timo musical llamado Milli Vanilli

 

CÁDIZDIRECTO.- El funeral del carismático líder sudafricano Nelson Mandela ha dejado para el recuerdo, la anécdota o la curiosidad, la imagen del falso intérprete del idioma para sordos que estuvo junto a personalidades políticas fingiendo la traducción simultánea de sus palabras.

Pero el siglo XX ha tenido otros impostores que han dejado su huella en la Historia.

Losang Rampa decía ser un monje que había vivido en el Tibet y que escribió el libro ”El Tercer Ojo”. Decía ser experto en budismo pero la realidad es que aquellos que estaba especializado en esta religión expresaban sus dudas sobre aquel individuo.

Fue el detective privado Hoskins quién descubrió la verdad sobre Rampa, que realmente era un fontanero inglés que se había inventado toda aquella farsa. Al ser descubierto Rampa dijo que era poseído por el espíritu de un monje que le dictaba sus mensajes… Su éxito en evntas (a nivel literario) fue muy notable.

La familia Romand recuerda amargamente a Jean Claude Romand, un francés que asesinó en 1993 a su esposa, a sus hijos, a sus padres y a su perro, debido a una doble vida que llevada desde hacía casi dos décadas.

Durante todo ese tiempo les hizo creer que era médico y alto cargo de la Organización Mundial de la Salud, pero la verdad es que no trabajaba y estafaba a otras personas vendiendo por elevadísimas sumas supuestos medicamentos contra el cáncer que eran inefectivos. Su vida inspiró la película ‘La vida de nadie’.

Frank Abagnale, es más conocido a raíz de la película “Atrápame si puedes” con Leonardo Di Caprio. Es la vida de un impostor y falsificador de cheques e impostor estadounidense sobre la década de los 60. Se hizo pasar por médico, piloto, abogado y agente del Servicio Secreto, incluso llegó a ejercer la medicina. Hizo 250 vuelos entre 26 países a costa de la Pan Am haciéndose pasar por piloto.

Abagnale, con sólo 20 años, había cometido fraudes por valor de 2,5 millones de dólares y tenía al FBI tras de sí hasta que lo capturó en Francia. Hoy es asesor del FBI en materia de falsificaciones y fraude.

Frédéric Bourdin es llamado “El Camaleón”, se trata de un impostor reincidente francés que comenzó sus andanzas cuando era niño y asegura haber asumido, al menos, quinientas identidades falsas.

En el año 1997 adquirió la identidad de un chico desaparecido en Estados Unidos, había errores de bulto ya que tenía los ojos marrones y acento francés, pero convenció a la familia de que era su hijo de ojos azules. Meses después del engaño el FBI lo descubrió pero ya había abierto un camino y realizó esta misma acción con la identidad de otros dos jóvenes desaparecidos en EE.UU. y en España.

Dijo buscar sólo el amor, el afecto y la atención que jamás recibió de niño.

Sonado fue el escándalo del dúo musical Milli Vanilli, que estaba formado por Fabrice ‘Fab’ Morvan y Rob Pilatus que se formó en Alemania en 1988. Ambos, Fab y Rob no cantaban, es más desafinaban tremendamente pero se hizo creer a los fans que ‘Girl, You Know Is True’ estaba interpretada por ellos y les llevó a ganar el Grammy al grupo revelación en 1990.

Las verdaderas voces eran de tres cantantes que no tenían atractivo, es decir, no eran los “guapos” de la portada del disco, estos tres auténticos cantantes eran dirigidos por el productor alemán Frank Farian.

El timo se descubrió cuando los periodistas preguntaron cómo ambos cantantes que en las entrevistas mal hablaban el inglés pronunciaran de forma perfecta en las canciones. Para colmo en un concierto de la conocida cadena MTV se rayó el disco con sus voces y resultó evidente que los artistas hacían ‘playback’.

El dúo tuvo que reconocer que lo cantaban y que todo era un fraude. Rob murió de sobredosis en 1998.

David Hampton, en 1983 robó la agenda de su compañero de universidad y se fue a Nueva York. Dijo ser el hijo del actor Sidney Poiter y que le habían robado. Recibió el apoyo de la alta sociedad de la ciudad pero fue descubierto en el engaño y fue enviado a la cárcel. Inspiró la película ‘Seis grados de separación’.

Alicia Esteve, pasará a la Historia como Tania Head, es una española que llegó a Nueva York en 2002. Dijo haber estado inconsciente cinco meses después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Afirmó haber estado en el piso 78 de la torre sur del World Trade Center en el momento de los ataques y haber salvado la vida a 18 personas antes de desmayarse.

Sus ‘dramáticas vivencias’ la llevaron a ser nombrada presidenta y directora de una asociación de supervivientes de los atentados del 11-S. En 2007 se descubrió su engaño por periodistas estadounidenses y españoles.

Natalie Reid, es una modelo canadiense con un gran parecido a la ‘cantante’ y ‘actriz’ estadounidense Paris Hilton, tanto que se hizo pasar por ella y llegó a posar en la revista ‘Playboy’ y cobrar 2.000 dólares por asistir a fiestas diciendo ser Paris Hilton.

Enric Marco era el triste superviviente que representaba a las víctimas españolas de los campos de concentración nazis; durante 30 años contó su historia como víctima del nazismo.

En el año 2005 un historiador descubrió el engaño y reconoció que inventó su historia porque “así la gente le prestaba más atención” a lo ocurrido.

Son algunos de los grandes impostores del siglo XX que, a buen seguro, hicieron la mejor interpretación de su vida hasta que fueron pillados. Es su gloriosa, y efímera, historia.