Inquietantes fenómenos extraños en el antiguo Banco Hispano Americano de Sevilla

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- El antiguo Banco Hispano Americano en Sevilla, en calle Sierpes 85, hoy Cajasol, sigue deparando sorpresas e informaciones a raíz de nuestro anterior artículo en CÁDIZDIRECTO en el que narrábamos los fenómenos que allí suceden y nuestra investigación (la única que alguien ha realizado en el interior del edificio).

Fue haciendo público este tema -que ya se había narrado en 2009- en un medio de comunicación radiofónico -Canal Sur y SFC Radio- junto a mi compañero José David Flores, cuando se han comenzado a suceder nuevas informaciones que, una vez contrastadas y verificadas, pasan a engrosas del dossier del caso.

En concreto fue R.D. ,testigo directo y en primera persona de este caso, quién se ponían en contacto con mi persona y me narraba, en torno a los fenómenos paranormales que ocurren en su interior, lo siguiente: “José  Manuel  encantado de contactar contigo, decirte que al oír el programa sobre el edificio de Sierpes me llenó de emoción pues estuve allí trabajando tres años y comentarte que todos los que dijiste ayer era muy light aunque entiendo las circunstancias por las que no contaras más aún sobre todo ello…”.

El testigo hacía especial hincapié en el denominado como “teléfono embrujado”: “yo he vivido allí experiencias de todas clases y comentarte que lo del teléfono embrujado era en el despacho del subdirector general y conseguí averiguar el porque sonaba y el mensaje que le decía a este hombre que estaba aterrado”.

Y es que durante nueve días estuvo sonando el teléfono y al otro lado se escuchaba una voz, una voz que se identificó con un cliente, Javier, al que se le denegó un préstamo y que, por desgracias, tuvo un accidente en el que perdió la vida pocos días después. Puede que por “venganza de ultratumba” comenzó a sonar y la voz de Javier, inconfundible, sonaba al otro lado… Voz del más allá que aterró a la víctima del misterio encarnada en un trabajador del Banco Hispano Americano.

El testigo, y confidente, nos decía: “el ascensor que funcionaba sólo, teléfonos que te seguían los timbres haciendo la ronda, pcs que se encendían solos, caída de materiales en navidad cuando se montaba el enorme árbol central, presencias, pisadas, papel continuo saliendo solo de un armario, alarmas que saltaban en el piso que está en la parte de atrás, podría seguir interminablemente“.

Y es que el personal bancario tenía sus experiencias pero seguridad  y limpieza también atesoraban terribles vivencias con el inquietante fantasma del Banco Hispano Americano, antigua Cárcel Real de Sevilla.