Investigación clásica de fenómenos paranormales

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Cuando se acude a un lugar presuntamente encantado donde, dicen, habita lo paranormal y los seres fantasmales, suele ser con un ánimo de curiosidad, atracción por lo paranormal, por lo misterioso o con ganas de demostrar esa otra realidad tan inaccesible y esquiva. Es la investigación paranormal.

Dentro del campo de la investigación hay diferentes opciones, desde la que trata de captar el fenómeno con medios al alcance de todos, como cámaras de vídeo o grabadoras de audios hasta aquellas más sofisticadas tales como cámaras térmicas y modernos aparatos de transcomunicación instrumental (TCI). Pero hay una tercera vía que es la que aboga por el método más clásico como lo es el que se cuente con médium y otros sistemas alternativos de contacto quizás más subjetivos y sujetos a críticas por la carga emocional que conlleva y lo susceptible que es la misma a la hora de enjuiciar o demostrar unos resultados.

Así, dentro de ese tipo de investigación hay una serie de elementos que son particularmente imprescindibles, elementos que hay que llevar y que se debe ser cauto a la hora de su manejo, no son un juego y puede afectar a la psicología débil de la persona y marcarla de por vida.

Ouija: quizás sea el elemento que levanta más miedos y pasiones en el mundo del misterio. El famoso tablero que tiene las letras del abecedario, los números del 0 al 9, “Hola” y “Adiós”, “Si” y “No”. Un elemento móvil o master y la acción de personas que con sus dedos sobre el master se van dejando guiar, señalando una a una las letras que irán formando, poco a poco, el mensaje que, señalará fechas, nombres, lugares. Todo puede ser parte de ese mismo mensaje que recibido de una forma tan extraordinaria como vía sesión de ouija, una suerte de espiritismo fácil, casi casero, que muchas personas han practicado con desigual suerte, desde los que no han vivido nada extraordinario hasta aquellos que han vivido de cerca una experiencia que jamás podrán olvidar.

Vasografía: viene a ser un sistema análogo a la ouija, se colocan una serie de papeles recortados en posición circular en una mesa, cada papel llevará escrita una letra hasta formas el abecedario, también se pueden añadir los números. En el centro de la mesa se ubicará una copa o vaso sobre el que los participantes pondrán sus dedos y comenzará lo que es la sesión como su fuera una ouija. El método es similar.

El juego de las tijeras y el libro: Se utiliza un libro al que se anuda unas tijeras, el libro, suspendido irá moviéndose a derecha o izquierda para indicar “SI” o “NO” en función de nuestras preguntas. Previamente se habrá “calibrado” haciendo preguntas que sepamos que son afirmativas o negativas. El sentido del giro quedará marcado y así los condicionantes propios a las preguntas que realizamos.

El péndulo: otro sistema en el que se toma un elemento, normalmente de cuarzo, que pende de una cadena o cuerda. Estando totalmente en equilibrio comenzamos a hacer nuestras preguntas y el péndulo comenzará a girar en un sentido u otro. Es importante saber mantener la disciplina y el pulso inalterable ya que cualquier movimiento inconsciente puede hacer que el péndulo se mueva falseando esta interesante prueba que, en ocasiones, ha generado óptimas respuestas. En contra de este tipo de pruebas se argumenta que el movimiento del péndulo puede ser debido a un reflejo inconsciente en la yema de los dedos de la persona que realiza este ejercicio de contacto con una pretendida, o supuesta, forma paranormal.

Luz: la prueba de la vela es muy desconocida y es uno de esos sistemas altamente contradictorios y polémicos. Consiste en encender una vela en un lugar presuntamente encantado, donde se tenga la certeza que no hay corrientes de aire. Allí, en torno a ella se colocarán los consultantes y comenzarán a preguntar. Si la vela parpadea indicará un SI o un NO, hay que “Calibrar” previamente las respuestas. SI la vela se apaga es que el ente invitado desea cerrar la sesión.

Médium: quizás es el sistema más conocido en cuanto a contacto se refiere. Una persona con unas determinadas capacidades canalizará las energías que se encuentren en un determinado lugar permitiendo que estas las posean y a través de su cuerpo poder emitir un mensaje coherente a los asistentes e investigadores. El médium tiene la facultad de estar en contacto con esas otras energías que el resto de los seres humanos no pueden ver pero que sin embargo afirman que existen.

Varillas: es un sistema muy utilizado en cuanto a detección de pozos y personas perdidas se refiere con desigual suerte. Son varillas en forma de “L” que serán dispuestas en torno a un lugar para indicar la presencia de espíritus, si esta se mueve a un lado u otro o se cruzan es el signo de algo en el lugar de la investigación.

Sistemas clásicos de contacto que muchos prefieren a una investigación técnica y objetiva pero que es igualmente correcta y respetable.

Aquellos que optan por este sistema tienen un material básico imprescindible a la hora de investigar en un determinado lugar:

1º.- Grabadora de audio: es muy importante para registrar todos aquellos sonidos e incidencias que se vayan produciendo en torno a la investigación, donde se deberán hacer registros de voz con impresiones y anomalías que se vayan detectando. Igualmente es importante para realizar sesiones de psicofonías. Consultado si es mejor el sistema actual de grabación digital o el tradicional bajo soporte férrico (cintas) la respuesta es que es indiferente. Se prefiere, actualmente, el soporte digital por la calidad que da y por la limpieza de las grabaciones; si opta por las tradicionales cintas de casete también es válido pese a que esta introduce elementos sonoros que dificultarán la grabación tales cómo el roce con el cabezal, el sonido del motor de arrastre de la grabadora o el desgaste del mismo soporte.

2º.- Iluminación: es importante llevar a una investigación algún elemento de iluminación que posibilite la correcta visión del terreno que se pisa o iluminar determinadas zonas en busca de intrusos o la causa de un determinado sonido antes de tildarlo de paranormal. Además es muy recomendable para la seguridad del investigador y evitar accidentes.

3º.- Brújula: se dice que en la manifestación de determinados fenómenos paranormales es común que se registren anomalías en el campo magnético. Un método simple, barato y efectivo para detectar estas anomalías es el de llevar una brújula, este sencillo mecanismo –basado en el magnetismo natural de la Tierra- siempre está orientado al norte pero si algo lo afecta se moverá de forma vertiginosa siendo el indicativo de algo, normal o extraño, que pudiera estar en la zona de investigación y afectar al mismo. Se debe tener especial cuidado en no acercar material electrónico a la brújula ya que este afectará al posicionamiento de la misma, igualmente las latas de refrescos pueden afectar a la misma si están hechas en aleación de aluminio con otro material mínimamente susceptible de ser magnetizado.