Juan Cejudo: “La gente mayor también quiere rebelarse”

CÁDIZDIRECTO/David de la Cruz.- El Levante, caprichoso y malaje, sopla violento en la Plaza de San Mateo. “Siempre igual, cada vez que queremos pegar carteles ocurre lo mismo”, dice Juan Cejudo (Cádiz, 1941), que sujeta a duras penas unos folios despeinados y arrugados por el viento. Tres años cumple el movimiento 15M. Más de dos la Asamblea Popular de San Mateo. “Yo no soy portavoz, sólo un componente más. Aquí la estructura es horizontal”, repite una vez más Juan, que no quiere “malentendidos”.

Al refugio del bar, donde las ráfagas de aire no cortan las palabras, pide un descafeinado. Muestra uno de los panfletos, que anuncia -con motivo del tercer aniversario- una charla orientativa a los ciudadanos, el viernes 16, sobre la luz, el agua y los abusos de las empresas encargadas de estos servicios. “El 15M está muy vivo, por mucho que se esfuercen en anunciar su muerte. Es verdad que ya no existe una coordinación a nivel nacional. Pero sí a escala menor, como pequeños focos. Pequeños fuegos…”

Cejudo estuvo junto a los que acamparon en 2011 en la plaza del Palillero. Inmerso toda la vida en los movimientos vecinales y la lucha obrera, “desde los veinte y pocos”, dice que cuando se enteró de aquella protesta se alegró tanto que no se lo pensó dos veces. “Coincidían conmigo en todo. Por eso me uní”. Antes, había participado en otras acampadas. Las del 07, que exigían ese porcentaje (0,7 por ciento) del PIB de los países occidentales para la ayuda al desarrollo. También, en varias manifestaciones antiglobalización.

“Me embaucó esa horizontalidad del 15M. Sin líder, sin baderas. Todos iguales. Además del estilo asambleario, donde no somos dirigidos por nadie. Un ambiente agradable. Un compromiso flexible”.

– ¿Se planteó alguna vez que aquella protesta de El Palillero derivara en esto?

– No sabíamos que iba a pasar. Nunca nos planteamos nada. Surgió. El 15 M pasó a los barrios. Primero formé parte de la Asamblea de Loreto. Nacieron unas seis en Cádiz. Pero como quedamos muy pocos, nos unimos a San Mateo. Se trata de otra forma de luchar, una forma de adaptarse al terreno donde se mueve. Es verdad que no tenemos una coordinación a nivel global, pero es que, quizás, no tenemos que dar una respuesta global. Alomejor son otros movimientos, como el 22M, los que están para eso, que cuentan además con la experiancia de otras organizaciones como el CGT o el SAT. Y nosotros buscamos nuestro foco de acción en los barrios.

– Habla del 15M como un movimiento vivo, cambiante…

– Muy vivo. Gente que participó en el 15M luego se implicó y creó la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca). O el 22M y las Marchas por la Dignidad. También las mareas (la azul, la naranja, la violeta) son hijas del 15M. El 15M es un espiritu que ha evolucionado y se adapta a las causas.

– Además, no entiende de edades…

– Abierto a todo el mundo. En nuestra Asamblea, actualmente, hay más gente mayor que joven. Pero eso es bueno. Es positivo que los más adultos estén activo.

– ¿Por qué?

– Porque la gente mayor también quiere rebelarse. Y no le podemos decir que no.

Asamblea 15M

Actualmente, en la Asamble Popular de San Mateo se reúne cada viernes unas 14 personas. Variable la cifra según el día. Llegaron a ser más de 20. Cejudo considera que la rutina de una organización aburre a los jóvenes. “Es lógico que se cansen. Necesitan algo más dinámico. Llevamos tres años viéndonos una vez en semana”. Por eso, la media de edad es mayor a la que protagonizó las acampadas.

Sin embargo, defiende con vehemencia la implicación de la juventud. “Los jóvenes siempre están ahí, cada vez que la población lo necesita. Protagonizan ese impulso. Ese esfuerzo fuerte y puntual que sólo ellos pueden aportar”.

– Y todo este tiempo, ¿ha servido para algo?

– (Juan muestra unos documentos). Hemos luchado contra la apertura del Centro del Mayor de Loreto. Once concentraciones, 2.000 firmas, siete visitas al Ayuntamiento… Al final se ha abierto. No con las condiciones que queríamos, pero al menos… Más que si nos hubiéramos quedado de brazos cruzados.

– Para como está la situación en Cádiz, ¿el ciudadano se implica?

– Es algo que comentamos mucho. Cádiz está muerto. 42,3 por ciento de paro, 18.000 desempleados… Y a la mayoría le da igual. No se mueve. Deberían estar implicados. No con tanta pasividad.

– No tiene sentido.

– No tiene sentido que la cosa esté como está y 21 autobuses han ido a Cáceres.

 

*La Asamblea Popular de San Mateo 15M mantiene informado de todas sus acciones a traves del blog: 15masambleapopulardesanmateo.blogspot