La conspiración del 11-M y los atentados en Madrid

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Es una de las mayores tragedias que ha vivido España en su larga y amplia Historia, una tragedia que conmocionó a la opinión pública mundial y que desde el momento de producirse se generaron tantas dudas que la versión oficial siempre quedó en entredicho.

Las modernas enciclopedias recogen así este hecho tristemente histórico: “En la mañana del Jueves 11 de marzo de 2004 se produjeron diez explosiones provocadas por diez mochilas cargadas con alto explosivo. Los análisis científicos de los restos tras las explosiones dieron como resultado que se trataba de un explosivo del tipo de la dinamita. Las investigaciones posteriores, basadas tanto en la mochila que no estalló como en los restos hallados en el vehículo utilizado por los autores, determinaron que el explosivo utilizado por los islamistas fue Goma-2 ECO, del que se usa habitualmente en las canteras”.

Los atentados tienen una cronología clara aquel trágico 11 de marzo y sería así:

07:37 h.: Tres bombas explotan en el tren 21431 en vía 2 dentro de la estación de Atocha (no explotan al unísono).
07:38 h.: Dos bombas explotan en el tren 21435 en la estación de El Pozo del Tío Raimundo.
07:38 h.: Una bomba explota en el tren 21713 en la estación de Santa Eugenia.
07:39 h.: Cuatro bombas explotan en el tren 17305 en la calle de Téllez, 500 m antes de entrar en la estación de Atocha.

El momento de estos atentados  era especialmente sensible pues España se encontraba a las puertas de las elecciones generales siendo aprovechado por los miembros de ambos partidos políticos mayoritarios (PP y PSOE) para hacer campaña electoral de los atentados, lo cual indica su baja catadura moral.

Se comenzó a sospechar así medios afines a la extrema derecha apuntaban a los servicios secretos de Francia y Marruecos para favorecer al PSOE de José Luis Pérez Zapatero. Surgieron ‘anónimas’ campañas como “Pásalo” (vía SMS que vuelve a reincidir en las malas artes políticas); medios de extrema izquierda apuntaban a la CIA y el Mossad para favorecer la reelección de un alicaído José María Aznar cuyo gabinete de crisis demostró su incompetencia. Pero todo era confusión y miedo.

ETA, banda terrorista española, no se salvó de las sospechas pues en las navidades del 2003 planeó algo similar para el metro de Madrid donde planeaba colocar doce mochilas con explosivos en la estación de Chamartín que harían explotar de forma simultánea utilizando un explosivo como el Titadine, a ese explosivo apuntaron las primeras sospechas del atentado del 11-M. Ero el usado realmente era Goma 2 y es curioso pues las características explosivas de la Goma 2 y el Titadine son diferentes.

Así se señaló a ETA además por unas razones ‘de peso’:

1º.- El  historial terrorista de ETA en España y la ausencia de acciones terroristas de grupos islámicos en nuestro país.
2º.- Antecedentes e intenciones de cometer un gran atentado en Madrid.
3º.- El explosivo utilizado en los atentados.
4º.- Distribución el 10 de marzo en San Sebastián de folletos en los que se instaba a boicotear a Renfe.
5º.- Cercanía de las elecciones y realizar un acontecimiento con repercusión internacional, similar en la reunión del G8 en Escocia.
6º.- Los terroristas suicidas, un ‘modus operandi’ usual en atentados islamistas. En Madrid no hubo terroristas suicidas.

En IFEMA aparece una bolsa con explosivos, el detonador y un móvil que sería el vehículo que provocaría la explosión. Fue el hecho que hizo que la policía diera con la célula terrorista islámica integrada por delincuentes de baja estofa muy lejos de los “aguerridos” perfiles de los integrantes de Al Qaeda.

Pero hay más: el Mossad, servicio secreto de Israel, el Mossad, alertaron a las autoridades españolas de un inminente atentado en Madrid. El gobierno negó la ayuda de los servicios secretos israelíes.

A favor de un atentado perpetrado por islamistas se encontraban:

1º.- No hubo aviso previo, ETA solía avisar con antelación.
2º.- Alto número de víctimas, típico en el terrorismo islámico.
3º.- Ataques simultáneos coordinados.
4º.- La debilidad logística de ETA.
5º.- Las amenazas de Bin Laden a España por las guerras de Irak y de Afganistán.
6º.- La fecha simbólica de los ataques: el atentado de Madrid se produjo 2 años y medio (911 días) después de los atentados del 11 de septiembre (9/11). Ello parecía indicar la responsabilidad yihadista.
8º.- Las matrículas no estaban “dobladas”, la banda terrorista ETA falsificaba las placas de matrícula de los coches, en el caso del 11-M es diferente.

Como consecuencia de aquellos atentados perpetrados por terroristas islámicos encontramos dos corrientes de opinión bien diferentes:

1ª.- Los atentados del 11-M en Madrid ‘cambiaron los pronósticos’ de las elecciones. Muchos dejaron de votar al PP para votar al PSOE, que fue el gran beneficiado; desde la izquierda se atacaba argumentado que el 11-M se produjo por el apoyo español a la invasión de Irak, contra la voluntad del pueblo español.
2ª.- Los atentados habrían mejorado los resultados de las elecciones para el PSOE, si bien todo indicaba que hubieran ganado las elecciones pero no por la diferencia final, sino por menos.

Hipótesis y teorías de la conspiración para todos los gustos, la única verdad es que los grandes perjudicados de aquella trágica jornada fueron los que perdieron la vida. La pregunta es: ¿quién se escondía realmente tras los atentados del 11-M?