Contra los problemas de fertilidad: la diosa de los embarazos de Almargen

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- En todas las expresiones culturales que nos dejaron como legado inolvidable los ancestros del ser humano, destacan, sobremanera, las diosas de la fertilidad. Aquellos viejos hombres del Neolítico, hace más de 5.000 años, ante no poder explicar los milagros de la vida lo atribuían a la divinidad, fuera cual fuera la misma.

Innumerables son las figuras de las diosas dedicadas a la fertilidad, a la bonanza en los campos o en la agricultura y que favorecían la fecundidad. Figuras practicadas en piedra con un alto valor simbólico.

Nos tendríamos que desplazar hasta la localidad malagueña de Almargen para, en 1992, unos trabajadores que realizaban unas obras en una vivienda descubrieron, semienterrada, una figura de curiosa forma. El trabajador, sin concederle demasiada importancia pero seducido por su singular belleza la llevó a casa. La Concejalía de Cultura la reclamó como patrimonio y fue trasladada al Ayuntamiento a fin de realizarle un estudio. Al concluir el mismo se determinó que era de gran importancia pues pertenecía a una época histórica encuadrada dentro del Neolítico y el Calcolítico, además representaba a un ídolo de la fertilidad utilizado al ganado y a la agricultura.

La pieza es muy llamativa que representa ambos sexos pues tiene forma fálica y al embarazo, es de mármol, de unos 50 centímetros de longitud y con un diámetro de 20 centímetros, su peso es de 25 kilos. Igualmente tiene una forma lineal ovoide en cuyo extremo se percibe la silueta del glande, en el otro extremo hay una protuberancia que es embarazo, de ahí su dualidad. Colocada de forma vertical favorecía la fecundidad de los campos, del ganado e, incluso, de las personas.

Cuando se supo que favorecía los embarazos se tomó a broma, aquella figura extraña al que le dotaban del prodigio de favorecer la vida tenía que tener más de leyenda que de realidad. Pero lo imposible iba a comenzar a suceder y mujeres con problemas de esterilidad comenzaron a quedarse embarazadas cuando estuvieron en contacto con la figura. Tal es el caso de Dori Serrano que quedó embarazada tras tocar la figura, en tan sólo un mes se logró lo que la Ciencia no había podido lograr.

Los prodigios de la imagen comenzaron a hacerse conocidos y fueron muchos los llegados desde, inicialmente, muchos puntos de la provincia  de Málaga para, posteriormente, hacerlo de toda España e, incluso del mundo.

Curiosamente la pieza es parte de la colección y patrimonio del Ayuntamiento, se expone sin vitrina y toda aquella persona que quiera tocarla puede hacerlo.