La eurodiputada Rodríguez sigue siendo Teresa

CÁDIZDIRECTO/Vanessa Perondi.- Muchos conocían en Cádiz a la activista social Teresa Rodríguez antes de que el ciclón Podemos llegara al escenario político nacional, pero su nombramiento como número dos del partido y su cargo como eurodiputada del Parlamento Europeo la han situado en la primera fila política.

Pero, ¿qué hay de la sindicalista de Ustea, miembro de Izquierda Anticapitalista y activista social? El cambio de su ya característico altavoz por los micrófonos de la cámara europea y de las cámaras de televisión, ¿se ha notado también en su discurso?

Su popularidad va en aumento y activistas de movimientos sociales en Cádiz siguen viendo a la misma compañera que participó en desahucios, manifestaciones y protestas, pero está claro que su posición  ahora es distinta. Y su responsabilidad, también.

Por eso, el asesor de comunicación y consultor político, profesor en los másteres de comunicación en las Universidades de Navarra, Carlos III, Pompeu Fabra o Ramón Llul y bloguero de El País, Antoni Gutiérrez Rubí ha analizado para CádizDirecto la figura de esta política gaditana a partir de dos vídeos del antes y el después de su paso por Bruselas.

En septiembre de 2013, Teresa explicaba ante los medios de comunicación la lucha del personal administrativo de los centros escolares de la provincia. Reivindicación que siempre ha contado con el apoyo expreso de la sindicalista gaditana, uno de los rostros identificativos de la marea verde.

Y en menos de un año, se ponía otra vez delante de las cámaras de televisión en Cádiz para aclarar el destino de su primer “sueldo sobrante” como eurodiputada, que donaba a una asociación de mujeres. La información ya no sólo despertó el interés de los medios locales sino que, hasta la capital gaditana, se desplazaron medios nacionales interesados en esta convocatoria.

Para Gutiérrez Rubí “sí que se nota que algo ha cambiado”, de forma que en el segundo vídeo, “aparece más formal, más segura de sí misma, con un lenguaje más claro, estudiado y con una buena historia que contar (la de la Asociación Amigas al Sur y cómo las conoció). Ahora bien, “no lo veo como algo impostado o de gran cambio” sino “de lo más natural”.

Para el profesor, también se aprecia un cambio en el vestir aunque conservando su personalidad. “Escoge una ropa más formal” pero es lógico: “hay más prensa, hay más responsabilidad, hay más visibilidad y, por tanto, más preparación”.

Los perfiles sociales de Teresa también demuestran esa evolución que experimenta cualquier persona. Pero siempre en su estilo: físico e intelectual. Pequeñas pinzas para sujetar el pelo, sus característicos aretes en las orejas y mensajes muy claros: “A las 6 de la mañana yo ando por donde me da la gana. Infame el alcalde de Valladolid y el @PPopular”, decía en su cuenta de twitter.