La increíble ingeniería hidráulica de la ciudad perdida de Petra

CÁDIZDIRECTO.- Petra, la legendaria ciudad nabatea, en Jordania, es una de las maravillas arquitectónicas de la antigüedad, tallada en la piedra formó la ciudad secreta que nadie debía descubrir y sus misterios poco a poco han ido resolviéndose a medida que se ganaba en conocimientos sobre la cultura que se asentó en la zona.

Un dato poco conocido ha trascendido sobre Petra y eran los hermosos jardines que tenía la ciudad con muchas fuentes y un gran estanque, todo ello debido al sistema de irrigación, almacenamiento y optimización de recursos de agua que tenía este pueblo. Estos sistemas se han descubierto en las últimas investigaciones arqueológicas en la zona y se ha determinado que tenían un papel fundamental en la vida de los nabateos considerándose cómo un tesoro arqueológico.

En pleno desierto era curioso ver como estos nabateos tenían unos recursos acuíferos asombrosos y una piscina de 44 metros de ancho. Leigh-Ann Bedal, profesora asociada de antropología del Penn State Behrend College, comentaba a Haartez: “La piscina marca el destino final de un acueducto que transportaba agua desde uno de los manantiales, ‘Ein Brak, situado en las colinas que rodean Petra. La monumental arquitectura de la piscina y su frondoso jardín servían como una celebración visual del logro de los nabateos de abastecer de agua el centro de la ciudad”.

En la zona también se ha descubierto un poco de agua que servía de suministro vía cañerías, cisternas, tuberías y otros sistemas de canalización.